Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 15 de octubre de 2010

Vista de lince 112

Las tildes


Imposible echarle la culpa de la falta de cuatro tildes al presidente Piñera, a quien de paso felicito en compañía de todos los chilenos (algunos de los cuales me leen). Fue una hazaña de Estado la recuperación de 33 seres humanos, enterrados a 700 metros de profundidad.
Me pregunto:
–Tratándose de la noticia más importante del día, ¿cuántas personas pudieron haber visto, antes de iniciar la impresión, el destacado que muestro con cuatro tildes ausentes?
Me pregunto de nuevo:
–Tratándose de la noticia más importante del día, la que sería vista por el mayor número de lectores, ¿no le habrían sacado una prueba de impresión para calificar diagramación, impresión, redacción y ortografía?
¿Qué nos pasa en Ortografía de Coquito?
Desde la Estación Cisneros del metro alcancé a ver un aviso del restaurante donde come el redactor de ese destacado.


Piñera dijo:
«¡Qué emoción! ¡Qué felicidad! ¡Qué orgullo de ser Chileno! ¿Y qué gratitud con Dios!».
Además de esas cuatro tildes, la conjunción copulativa y en la última exclamación no va dentro de los signos. Para evitar ese problema, ésta pudo ser la transcripción:
«¡Qué emoción!, ¡qué felicidad!, ¡qué orgullo de ser Chileno!, y ¡qué gratitud con Dios!

De primera



Repetición de la repetidera. Si no quieren hacer caso a la cantaleta no es por no leer, porque sé que este blog lo están leyendo en los dos principales diarios de mi ciudad, uno de los cuales es propietario de El Observador. Bueno, les pongo el enlace (que no link) de la entrada mayúsculas del Diccionario panhispánico de dudas y parece que no lo leyeran. Hoy, además del enlace que ya lo puse, pongo también la transcripción de la regla 4.4. para que se entienda que el artículo no hace parte del apodo, no va dentro de las comillas (o bastardilla, según el caso) y va con minúscula, mientras el apodo lleva la mayúscula: Con este triunfo el “Gato”… Ah, y las comillas son dobles, no sencillas.

«4.4. Los sobrenombres, apodos y seudónimos: Manuel Benítez, el Cordobés; José Nemesio, alias el Chino; Alfonso X el Sabio; el Libertador; el Greco; el Pobrecito Hablador (seudónimo del escritor Mariano José de Larra). El artículo que antecede a los seudónimos, apodos y sobrenombres, tanto si estos acompañan al nombre propio como si lo sustituyen, debe escribirse con minúscula: Ayer el Cordobés realizó una estupenda faena; por lo tanto, si el artículo va precedido de las preposiciones a o de, forma con ellas las contracciones al y del: Me gusta mucho este cuadro del Greco (no de El Greco); El pueblo llano adoraba al Tempranillo (no a El Tempranillo)».

Versión por edición


Otro error de los inacabables. La séptima acepción del sustantivo edición dice: 7. f. Celebración de determinado certamen, exposición, festival, etc., repetida, con periodicidad o sin ella. Tercera edición de la Feria de Muestras. Cuarta edición de los Juegos Universitarios.
Miren como se ve bien usada la palabra edición:



El lugar equivocado


Los que están en el lugar equivocado porque no se ven en el debido son las mayúsculas del nombre propio Las Palmas y el signo de apertura de interrogación: Éste va por Las Palmas, ¿Cierto?

Encontrado en la página de la Real Academia Española www.rae.es
Para los que quieran participar en la lectura del Quijote en You tube (clic en la palabra Quijote).