Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 22 de agosto de 2012

Calixto 9


Canto de cumpleños

El mismo día en que apareció la entrada Calixto 8  donde señalé el error resultante al introducir la conjunción adversativa «pero» en el canto de cumpleaños en las iglesias me llegaron dos colaboraciones de propuestas para remediar el problema.

Manuelita Serrano Trillos me envió una letra para cantar el cumpleaños, y un vídeo.

La letra dice:

¡Cumpleaños feliz!
¡Cumpleaños feliz!
Te deseamos de corazón
¡Cumpleaños feliz!

Dios te dé más salud
Bendiciones también
Que te cuide y te guarde
Para siempre. Amén.

El vídeo está en este vínculo:


Sólo le veo un pequeño detalle en el tercer verso de la segunda estrofa: cuidar y guardar son verbos sinónimos, por lo tanto, acudo de nuevo a los buenos compositores para arreglar ese inconveniente o me den un comentario acerca de mi propuesta:

«Que te guíe y te guarde».

AT, que también me colabora en mis blogs, manda una rosa y una letra.

Celebramos tu día
con cantos de alegría,
este día tan glorioso
festejamos  por ti.

Que del cielo te lluevan
bendiciones de Dios
y el resto de tus días
mucha salud y amor.

De todas maneras se siguen recibiendo colaboraciones para que los músicos tengan repertorio variado

Madre mía

Uno de los cánticos más antiguos a la virgen es el que presento en este vínculo


Escuchemos con atención la segunda estrofa:
 
Luna bella de eternos fulgores,
Manojo de flores de aroma inmortal.
Embalsame mi pecho tu ambiente
Y alumbre mi mente
Y alumbre mi mente
Tu luz celestial.
 
Resulta que a algunos les suena como feo eso de «tu ambiente» por haberse vuelto una de las expresiones de indecente uso y han dado en cambiar la frase por «mi pecho doliente». Nada más ridículo. Observemos en qué tiempo en qué modo y en qué persona está el verbo «embalsamar».

El modo es el imperativo de tercera persona para lo cual se usa el subjuntivo presente de tercera persona:

Que tu ambiente embalsame mi pecho
Que tu luz celestial alumbre mi mente

Al cambiarlo por «embalsame mi pecho doliente» se está usando una mala pronunciación del imperativo plural de segunda persona del verbo «embalsar» con dativo de primera persona enclítico. El  verbo «embalsar» nada tiene que ver con el verbo «embalsamar» y que cambia el trato de segunda persona singular que trae el canto: «Embalsadme mi pecho doliente»

Un documento

Difícil ocultar cuál sea el documento, pero lo intentaré:

1. Las arrobas

«Querid@s amig@s»

Con todo el respeto que el autor se merece, la expresión citada no es seria. Además de explicar una y otra vez que esa diferenciación de género es innecesaria en español pues el masculino —«queridos amigos—» es el término no marcado que generaliza el femenino, resulta que el signo @ no es un letra hibrida que puede fungir para masculino o femenino. Cuan me pasan un texto similar para leer enpúblico, leo así: «queridarrobas amigarrobas».

¿Qué pensaría el autor citado de una biblia en la que encontrara pasajes como éstos: «Bienventurad@s l@s mans@s porque ell@s poseerán la tierra»? Y aprovechando el asunto, San Pablo (que no Pablo para evitar la influencia protestante) no escribió a los hermanos y hermanas de Corintio, de Galicia, etc., sino a los hermanos de esas partes y las hermanas nunca se sintieron excluidas. Las epístolas llevan 20 siglos y la ventolera de repetir no lleva ni los 20 años.

2. La muletilla «tema»

«… y contiene una aclaración sobre el tema de la Venida del Señor».

«En la carta a los Efesios se trata el tema del misterio de la salvación y de la Iglesia, resaltando que la comunión…».

«El tema de» es la muletilla de moda. Ya nadie dice «El gobernador se refirió al túnel de Oriente», sino «… al tema del túnel de Oriente».

Los escritores eclesiásticos no están vacunados contra las muletillas de moda. Es tanta la influencia de la muletilla que en el segundo ejemplo serían dos los temas, pero el autor puso la palabra tema en singular. Leamos las dos citas olvidándonos de «el tema de»

«… y contiene una aclaración sobre la Venida del Señor».

«En la carta a los Efesios se trata del misterio de la salvación y de la Iglesia, resaltando que la comunión…».

¿Cierto que sobraba la Muletlla?