Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 16 de junio de 2010

Preguntario 4

Apreciado señor Sófocles:
En su columna "Gazapera" de 09-06-10 se publica la nota que envié recientemente sobre una frase aparecida en eltiempo.com; la transcripción contiene un error, pues como fecha de la publicación yo escribí 05-06-10, o sea, día 5 del mes de junio del año 2.010, pero en El Espectador se anota todo lo contrario, es decir, 10-06 05. En lengua franca, año 2.010, del mes de junio, día 5.
Atte.:
Un lector

Estimado lector:
Le agradezco mucho su observación acerca del orden de la fecha. Varios lectores me la han hecho, algunos no con tanta cultura como la que usted muestra, sino con una rabia intensa, porque, según ellos, yo me salto las normas académicas cuando me viene en gana.
Por mi profesión de ingeniero electricista estoy acostumbrado al manejo de normas técnicas. Pues bien, cuando hace 18 años fui llamado por El Espectador, más concretamente por Alfonso Cano Isaza (q. e. p. d.), para continuar la labor de Roberto Cadavid Misas (q. e. p. d.), Argos, en la columna Gazapera, tuve cuidado de consultar las Normas Icontec (Instituto Colombiano de Normas Técnicas) al respecto. Y encontré una (no la tengo a la mano) en la que el Instituto justificaba lógicamente el orden de lo general (el año) a lo particular (el día). Ése es el orden que el mismo Instituto usa para sus documentos oficiales, como puede verlo en la fotografía de la Norma 2050 que le acompaño.





Coincidencialmente en el sector bancario hubo por aquellos días una norma según la cual todos los formularios para los varios trámites debían ser diligenciados con la fecha en el orden establecido por el Icontec. Pero como los encargados de esos controles son cambiados y llegan nuevos que desconocen determinaciones anteriores, eso en los bancos está vuelto un lío porque hay unos formularios que exigen el orden Icontec y otros el contrario


A veces la diferencia ocurre en puntos diferentes del mismo formulario. Horrible, he tenido que repetir formularios porque me he dado cuenta de que he escrito el orden diferente del que está establecido en el documento.
No es la única ocasión en que una autoridad reglamenta sobre algo que no le corresponde. Hace algunos años, creo que fue en 1992 la Real Academia aprobó el punto decimal, mientras el Sistema Internacional de Unidades, que es seguido por el Icontec, establece la coma decimal. El periodismo parece que está volviendo al sistema correcto, el de la coma, pero como los presentadores de noticias estaban acostumbrados a decir tres punto cuatro, ahora dicen tres coma cuatro, que es horrible a los oídos de los que aprendimos a decir tres con cuatro y a escribir 3,4.
Pues ya estando usted informado de que estos dos conceptos que le explico no son al capricho, queda en libertad de escoger sus preferencias.
Estoy muy agradecido por los gazapos que usted encuentra porque me libran de la angustia de un lunes en la noche sin tema, pues tengo que entregar la columna el martes en la mañana.

Ciudad invitada



Hanói, Vietnam

«El Hanoi Paradise Hotel está excelentemente situado en el corzón de Hanoi, a tan sólo 5 minutos caminando desde el famoso lago Hoan Kiem, el mercado Dong Xuan, el Templo de Literatura, el Museo Histórico de Vietnam, el Museo de Arte Vietnamita y el Mausoleo Ho Chi Minh». Página web Venere.com



En la cita está dos veces la palabra Hanoi: la primera, en inglés en el nombre del hotel; la segunda en español al nombrar la ciudad en el texto. En inglés la palabra no tiene tilde: Hanoy, en ese idioma no se usan las tildes. En español, empero, el nombre de la capital vietnamita es una palabra aguda terminada en vocal, el diptongo oi, y por tanto con tilde necesaria: Hanói. Esa tilde es similar a la de la palabra bonsái, a la que también le niegan la tilde con frecuencia.
Se observan el nombre de un lago, el de un mercado y el de un mausoleo escritos en bastardilla.
Veamos dentro del uso de los signos de puntuación hay unas normas para el uso de las comillas dobles (“”) o también las angulares («»), que se refieren a unos nombres propios:
Van entre comillas los nombres de las obras literarias, –nombres de libros, de poesías, nombres de canciones, de obras musicales–, de obras artísticas como pinturas, esculturas, cinematográficas, teatrales y musicales, los nombres de los medios escritos –periódicos, revistas, páginas web–, Y los apodos y sobrenombres de las personas. 
En el trabajo tipográfico se opto por reemplazar esas comillas, que en cierta manera afean un escrito, por la letra bastardilla o cursiva. Por lo que en todos los nombres de la presente lista, y sólo en esos, se hace el reemplazo por las comillas. Los demás nombres –de edificios, de instituciones, de programas de Gobierno, etc– ni van entre comillas ni van en bastardilla.
El párrafo citado queda así:
El Hanoi Paradise Hotel está excelentemente situado en el corzón de Hanói, a tan sólo cinco minutos caminando desde el famoso lago Hoan Kiem, el mercado Dong Xuan, el Templo de Literatura, el Museo Histórico de Vietnam, el Museo de Arte Vietnamita y el Mausoleo Ho Chi Minh.