Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 28 de noviembre de 2010

La columna de Angelita

Mundo moderno
Grandes inventos de la humanidad
Rueda
Hace poco la empresa de telecomunicaciones Tesco Mobile realizó una encuesta a más de 4.000 personas para descubrir cuáles consideraban los mejores inventos de todos los tiempos. No es sorprendente que el número uno hubiera sido la rueda; la ropa quedó de centésima, y algunos otros como la escalera, sexagésima cuarta; el motor de vapor, décimo séptimo, y el teléfono, séptimo eran de esperarse. Me sorprendió un poco ver que el brassier push-up logró la lista de septuagésimo octavo, y me quedó sonando eso del mejor invento.
Hace poco estuve hablando del tema con la tía Irma (tía de Jorge) y ella postuló el suéter como mejor invento. Según ella sirve para tapar el sol como paraguas, se puede usar como toalla, almohada, trapito y hasta para protegerse de los paparazzi (y todos hemos usado esquinita de la manga de un suéter como pañuelo). Para ella, la elección del Mejor Invento estaba clara.
Liberación
Pero yo no estaba convencida con el suéter. Otros elementos en la lista de Tasco como el bombillo y la penicilina y la televisión me parecieron tentadores, pero nada me parecía que ejemplificaba el indomable espíritu. Reflexioné sobre qué consideraba yo el mejor invento de todos los tiempos y recordé que para el Día de la Mujer leí un comunicado del Vaticano que alegaba que la lavadora de ropa era el invento que más había liberado a la mujer (me pican las yemas de los dedos para escribir algo al respecto pero he decidido esquivar esa bala), pero no me convenció ese argumento. El celular, la internet, el tenedor y el cuchillo, la carne asada, la arepa con hogao y los chicharrones, todos estos son inventos buenos pero, no me parecían lo mejor de lo mejor.
El control remoto definitivamente estuvo en la lista corta un buen rato, pero el problema es que sólo sirve para controlar de manera remota el televisor. Si pudieran inventarse un control remoto que me permitiera poner en “mute” a la gente, pausar a Matías para poder alcanzarlo o retroceder y poner en cámara lenta las explicaciones de mi contadora, tendríamos algo. Pero eso no existe, así que seguí pensando…y entonces, en medio de mis cavilaciones, recordé a mi abuelo Miguel, un hombre sabio y sagaz, quien ya antes había dictaminado que lo mejor que se había inventado la humanidad, el máximo exponente del ingenio era el botón de “off”.
Todo lo que tiene botón de “off” es mejor porque lo tiene; todo lo que carece de él debería tenerlo. Poder prender la lavadora, el computador, la aspiradora, todo eso es bello y enaltece el espíritu pero poder apagarlo es realmente una sensación vigorizante. El botón de “off” nos da a los humanos poder supremo sobre cualquiera de nuestros inventos. Significa que podemos ganarle al computador, a la impresora, a lo que sea que no quiere funcionar porque el fin de la discusión está en la punta de mi dedo. Creo que tenemos un ganador.
Y ahora, rendiré homenaje a mi abuelo, usaré el famoso botón y me iré a dormir.
Ángela Álvarez Vélez