Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 24 de marzo de 2011

Vista de lince 126

Desesperante ejemplo de equidad de género o leguje incluyente como quieran llamar a semejante bodrio y otros errores

Texto original aparecido en un diario de mi país.
En este texto he introducido unos números entre paréntesis que remiten a respectivas notas puestas a continuación. En tales notas insisto hasta el cansancio en aquellos puntos donde el autor olvida su propia manía de usar el lenguaje incluyente, por supuesto que no van "corregidos". Aquellos puntos en los que sí la recuerda no los numero, sino que los señalo en negrilla y van en negrilla corregidos en el texto propuesto.
Usuarios de esta manía sexista: Por favor, lean o hagánse leer el numeral 2.2. de la Nueva gramática de la lengua española, tomo I, de la página 85 a la poágina 89. Es un contrasentido que sean las personas relacionadas con la Educación las que cometan y sean propagadoras de esta moda que raya en lo ridículo y con la que muestran la ignorancia de nuestras normas gramáticales.

¿Padres de familia y profesores irreconciliables? (1).
Muchos profesores y profesoras (2) son padres y madres de familia. Y viceversa. Aún así y en muchas ocasiones, parecen ser adversarios (3) irreconciliables. Existe poca comprensión entre los dos "gremios" responsables de la educación de niños, niñas y jóvenes. La tendencia es a culparse mutuamente de los fracasos o dificultades de estos/as. (4).
A menudo es un verdadero tormento acudir a reuniones de padres (5) de familia, (en las que son más las madres que los padres). Es llevarse por seguro un buen regaño, aplicado a todos (6) por igual y "pagan justos (7) por pecadores" (8), a los "buenos" (9) se les extiende el regaño por si acaso… "¡póngase (10) pilas padres! (11 y 12). ¡Sus hijos (13) están perdiendo materias!" (Puede ser simplemente porque la profe no pasó las notas.) "¿y se lo cree? No ve (14)  que los hijos (15) mienten mucho… ¡pilas!" Tales docentes (16) y rectores/as tienen que aprender a no generalizar y a escuchar. Hay también madres – y padres(17) responsables, cariñosos (18 y 19) y pendientes de sus hijos e hijas y preocupados (20 y 21) por sus estudios.
Un conflicto que opone (22) siete alumnos/as y (23) sus progenitores (24) a (25) las directivas (26) de un conocido colegio de Bucaramanga, llamó la atención de los medios de comunicación por su forma de protestar – poco original y bastante invasiva –. (27).  No conocemos más sobre esta situación particular, pero sabemos que alumnos y alumnas tienen todo el año escolar para "ganarlo". Lo que no es pasarlo tranquilamente, confiando en la discutible promoción automática a menudo mal interpretada. Por fortuna, esta promoción no es tan automática como se cree, pero su aplicación es bastante compleja; tanto que deja lugar a malos manejos y abusos de parte y parte. Numerosos alumnos/as están durante el año "calentando puesto", algo despreocupados (28) porque "de todas maneras toca que nos pasen", "habilitaré cuando me toque recuperación", "y si no… será validar." Así de fácil. Muchos jóvenes de 14-15años, "aburridos" (29) de las normas y disciplina o de la pedagogía poco pedagoga aplicada en muchos planteles, ven así una salida fácil hacia la vida laboral.
"Recuperar el año", no es suplir en dos semanas lo que no se hizo en diez meses. Muchos padres o madres - con menos instrucción que sus hijos/as - (31) no pueden ayudarlos (32) en sus estudios. Sólo pueden verificar que estén en la casa "desatrasándose"… ¿No sería obligación de los colegios, organizar cursos vacacionales de nivelación y recuperación para estudiantes cuyos papás (33)  no pueden pagar profesores (34) particulares o centro privado de orientación de tareas?

Notas
1. El titulador no se tragó ese cuento de «padres y madres», «profesores y profesoras», o no le cupo en la edición impresa.
2. Cada resaltado en negrilla en el texto original lleva su correspondiente corrección en el texto propuesto.
3. Al autor le faltó adversarios y adversarias, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
4. Parece que el autor se cansó de escribir palabras completas y se pasó a esta forma estos/as que los matemáticos leemos así: Estos dividido as.
5. Al autor le faltó padres y madres, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
6. Al autor le faltó todos y todas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
7. Al autor le faltó justos y justas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener. Además, este refrán que debe tener los años de Upa no usa el lenguaje incluyente.
8. Al autor le faltó pecadores y pecadoras, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener. Además, este refrán que debe tener los años de Upa no usa el lenguaje incluyente.
9. Al autor le faltó buenos y buenas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
10. Error de discordancia.
11. Falta coma del vocativo.
12. Al autor le faltó padres y madres, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
13. Al autor le faltó sus hijos y sus hijas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
14. Error de discordancia.
15. Al autor le faltó los hijos y las hijas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
16. ¿Que tal docentes y docentas? Y lo digo en serio, no es por ironía, pues si existen presidente y presiidenta, gerente y gerenta, teniente y tenienta, ¿qué razón hay para que no exsita docenta? Sólo que también sería en vano repetir porque aquí docentes también incluye las docentas.
17. Las rayas se deben escribir pegadas a lka primer y a la última palabra del texto respectiva mente así: —y padres—. Este error no se corrige en el texto propuesto, pues la construcción se hace con padres, el género no marcado.
18. Al autor le faltó cariñosos y cariñosas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
19. Error de discordancia. Si el sujeto es madres», el calificativo debe concordar en género: cariñosas. Este error no se corrige en el texto propuesto, pues la construcción se hace con padres, el género no marcado.
20. Al autor le faltó preocupados y preocupadas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
21. Error de discordancia. Si el sujeto es madres, el calificativo debe concordar en género: preocupadas. Este error no se corrige en el texto peopuesto, pues la construcción se hace con padres, el género no marcado.
22. Falta la preposición a del acusativo.
23. Falta la preposición a del acusativo.
24. Al autor le faltó cariñosos y cariñosas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.
25. La preposición a noes la adecuada en este caso.
26. Si se desa usar el plural, úsese los directivos que como género no marcado comprende directivos y directivas. Si se desea usar el singular, úsese el sustantivo colectivo directiva 'mesa o junta de gobierno de una corporación, sociedad, etc'. Ese colectivo en femnenino comprende hombres y mujeres y los hombres, cuando conformamos una directiva, no andamos exigiendo que se diga el directivo y la directiva de Sofasa, por ejemplo.
27. Las rayas se deben escribir pegadas a lka primer y a la última palabra del texto respectiva mente.

28. Al autor le faltó despreocupados y despreocupadas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

29. Al autor le faltó muchos y muchas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

30. Al autor le faltó aburridos y aburridas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

31. Las rayas se deben escribir pegadas a lka primer y a la última palabra del texto respectiva mente.

32. Al autor le faltó ayudarlos y ayudarlas, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

33. Al autor le faltó papás y mamás, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

34. Al autor le faltó profesores y profesoras, lo que demuestra que un lenguaje así es imposible de sostener.

Texto propiesto por don Abel
¿Padres de familia y profesores irreconciliables?
Muchos profesores son padres de familia. Y viceversa. Aún así y en muchas ocasiones, parecen ser adversarios irreconciliables. Existe poca comprensión entre los dos "gremios" responsables de la educación de niños y jóvenes. La tendencia es a culparse mutuamente de los fracasos o dificultades de estos.
A menudo es un verdadero tormento acudir a reuniones de padres de familia, (en las que son más las madres que los padres). Es llevarse por seguro un buen regaño, aplicado a todos por igual y "pagan justos por pecadores", a los "buenos" se les extiende el regaño por si acaso… "¡pónganse pilas, padres! ¡Sus hijos están perdiendo materias!" (Puede ser simplemente porque la profe no pasó las notas.) "¿y se lo cree? No ven que los hijos mienten mucho… ¡pilas!" Tales docentes y rectores tienen que aprender a no generalizar y a escuchar. Hay también padres responsables, cariñosos y pendientes de sus hijos y preocupados por sus estudios.
Un conflicto que opone a siete alumnos y a sus progenitores a contra la directiva de un conocido colegio de Bucaramanga, llamó la atención de los medios de comunicación por su forma de protestar —poco original y bastante invasiva—. No conocemos más sobre esta situación particular, pero sabemos que los alumnos tienen todo el año escolar para "ganarlo". Lo que no es pasarlo tranquilamente, confiando en la discutible promoción automática a menudo mal interpretada. Por fortuna, esta promoción no es tan automática como se cree, pero su aplicación es bastante compleja; tanto que deja lugar a malos manejos y abusos de parte y parte. Numerosos alumnos están durante el año "calentando puesto", algo despreocupados porque "de todas maneras toca que nos pasen", "habilitaré cuando me toque recuperación", "y si no… será validar." Así de fácil. Muchos jóvenes de 14 y 15 años, "aburridos" de las normas y disciplina o de la pedagogía poco pedagoga aplicada en muchos planteles, ven así una salida fácil hacia la vida laboral.

"Recuperar el año", no es suplir en dos semanas lo que no se hizo en diez meses. Muchos padres —con menos instrucción que sus hijos— no pueden ayudarlos en sus estudios. Sólo pueden verificar que estén en la casa "desatrasándose…". ¿No sería obligación de los colegios, organizar cursos vacacionales de nivelación y recuperación para estudiantes cuyos papás no pueden pagar profesores particulares o centro privado de orientación de tareas?

Qué interesante sería hacer una encuesta que muestre cuántos profesores de Español han leído la Nueva Gramática yla nueva Ortografía. Cuántos de las otras disciplinas.

3 comentarios:

G. W. F. Hegel dijo...

Bueno Don Abel, o como me gustaría llamarte Don Bodrio, en el primer punto hago notar que ciertamente si es correcta tu corrección, pero no es un poco machista el sentido que se da al ponerlo de esa manera, tomando en cuenta que existen muchos grupos feministas encantados de refutarle sin miramientos cosas de esa índole, por otro lado no entiendo eso de "pónganse pilas", es decir, las pilas transforman energía química en eléctrica, eso no aplica de ninguna manera, es una frase muy arraigada y falta de sentido que en lo personal considero estúpida; no entiendo cómo puedes pasar por alto algo tan evidente como el piloisíndeton que se aprecia a lo largo de todo el texto.
"Un conflicto que opone a siete alumnos y a sus progenitores a contra la directiva" (sic) en la corrección lo pones de esta manera, creo que debes fijarte en cosas como "en contra de la directiva", quisiera seguir pero me asquea que un blog dedicado al "español" se jacte de impulsar esta área y no se dedique a hacer cosas de provecho, te podría dar clases de lunes a viernes para mejorar tu cultura, pero no tengo ganas de hacerlo, porque sería una pérdida de tiempo para los dos, dudo mucho que aprendas, con trabajo me llevaría dos años enseñarte el abecedario.

Abel Méndez dijo...

Qué bueno sería abrir el Diccionario, antes de criticar o siquear

directiva.
(De directivo).
1. f. Mesa o junta de gobierno de una corporación, sociedad, etc.

ponerse alguien las pilas.
1. loc. verb. coloq. Disponerse a emprender algo con energía y resolución.


Don Abel

Anónimo dijo...

Don Abel no captó que lo que quiso decir Hegel entre tanta basura es que sobra una de las dos preposiciones, "a" o "contra", en "...Un conflicto que opone a siete alumnos y a sus progenitores a contra la directiva de un conocido colegio de Bucaramanga..."