Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 23 de junio de 2011

Vista de lince 128

Decíamos ayer…

Ni modo de pedir disculpas nuevamente por el abandono del blog. Ya no me las creerán, de eso estoy seguro. Sin embargo, yo me las creo y si tengo que volver a pedirlas las seguiré creyendo porque esta creación mía no la puedo abandonar. Menos en este mes de junio que se cumplen dos efemérides en dos días de esta semana.

El 24 de junio es el cuarto cumpleaños del Blog de don Abel; el 25 de junio es el vigésimo cumpleaños de mi primer seudónimo, Sófocles; fue el día en que Sófocles inició la colección de gazapos que siete meses después lo llevarían a iniciar la columna Gazapera en El Espectador. Eran dos gazapos en una sola frase. Dos en todo su furor al principio de la década del 90 del siglo pasado: Parece ser que terminó el boom... ambos gazapos estaban en todo su furor, ambos han disminuido durante estos 20 años: el primero más que el segundo.
El primero consiste en el uso innecesario del infinitivo ser, al quitarlo no pierde el sentido la frase; el segundo consiste en usar el anglicismo boom cuando tenemos la palabra auge para el significado que se desea; parece que terminó el auge...

Sí voy a reanudar el Blog de don Abel: poco a poco iremos regresando a las antiguas secciones y de pronto le pondremos una nueva, ya la anunciare.

Uno que ya leyó la nueva Ortografía

Observen estas tres fotos aparecidas en El Colombiano de ayer:



Comparémoslas con estas otras del mismo diario, fechas atrás:


¿Notan a lo que me refiero?, ¿cuáles son las buenas?

Los que ya notaron que en las tres de hoy no están las comillas en el apodo de Félix el Gato Cárdenas, mientras que los otros dos apodos de fechas atrás tienen las comillas comprenderán el título de este ítem: por fin alguien en El Colombiano leyó, en la Ortografía de la lengua española lo correspondiente a los apodos, tanto en el capítulo de las mayúsculas y en el apartado de las comillas. Allí se colige que los apodos solamente van entre comillas sin artículo se intercalan entre el nombre de pila y el apellido: Mauricio «Chicho» Serna.

Es de anotar que el político medellínense Martín Emilio Cochise Rodríguez Gutiérez perdió esas comillas porque por Notaría hizo agregar a su nombre la palabra cochise, que como apodo la tuvo durante toda su carrera deportiva. Su argumento. Perdió la curul en el Concejo de Medellín por que la gente no conoce a Martín Emilio, sino a Cochise; ahora con la adición en el nombre piensa recuperar la curul.

Por hoy dejo aquí, recuperaremos el trabajo y estoy atento a las sugerencias.

1 comentario:

duxtin dijo...

Bienvenido de vuelta al ciberespacio, don Abel. Solo una sugerencia: no nos abandone tanto tiempo. Saludos desde Brasil.