Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 2 de febrero de 2012

Calixto 5


Sección dedicada al clero, a las comunidades religiosas, a las comunidades eclesiales y a las comunidades pastorales.

Ad maiorem Dei Gloriam

Influencia del idioma inglés

El pasado 19 de enero asistí a la Eucaristía en una iglesia del norte de Medellín. Ese día, según la liturgia, correspondía la lectura del primer libro de Samuel en el capítulo 18, los versículos 6 a 9, y en el capítulo 19, en los versículos 1 al 7.

Veamos estas frases en las que resalto la palabra «Jonatán»:

«Propuso Saúl a Jonatán, su hijo, y a todos sus servidores matar a David; y Jonatán, hijo de Saúl, que amaba mucho a David, se lo comunicó a éste diciéndole:». («Locutus est autem Saul ad Ionathan filium suum et ad omnes servos suos de occisione David; porro Ionathan filius Saul diligebat David valde. Et indicavit Ionathan David dicens:»).

Jonatán habló a su padre en favor de David. (Locutus est ergo Ionathan de David bona ad Saul patrem suum)

«Saúl escuchó a Jonatán y juró:». («Quod cum audisset Saul, placatus voce Ionathan iuravit»).

«Jonatán llamó a David y le transmitió estas palabras:». («Vocavit itaque Ionathan David et indicavit ei omnia verba haec:»).

Pueden observar que el nombre de «Jonatán» se encuentra cinco veces en el trozo leído en español. El caso que me ocupa consiste en que el lector aquel día pronunció cinco veces el nombre de «Jonatán» como «yónatan», es decir, con una fonología parecida a la «y» y como palabra esdrújula. Es evidente que esa pronunciación es influencia del nombre inglés «Jonathan», que esnobmente les son adjudicados a muchos niños de hoy en día y cuya pronunciación –errónea en español—es como lo hizo el lector en el comento.

Como es mi costumbre repetir en latín las citas de la Biblia, es útil comparar la pronunciación latina con la española y con la inglesa, ya comentada. Como no soy experto en fonología admito las observaciones que se me hagan al respecto.

Todas las traducciones españolas serias de la Biblia Nos traen el nombre de Jonatán, como palabra aguda, con jota y sin la h después de la t. Sabemos cómo se pronuncia nuestra j y ya dije cómo se pronuncia en inglés. Es de anotar que en latín antiguo no existía la jota, pero en algún momento histórico las palabras que empezaban con «i» seguida de otra vocal comenzaron a aparecer también iniciadas con «j», pero su pronunciación escrita de una u otra forma no es tan suave como cuando pronunciamos ion, hiato o hierba ni tan fuerte como cuando pronunciamos hierba, es decir, es un sonido intermedio entre nuestro diptongo y la inicial y. Aunque esto está enredado, creo que me entendieron, en caso contrario intentaré nuevamente en otra ocasión y si es necesario lo haré con la ayuda de algún fonólogo.

Otra palabra muy común en la Biblia que tiene la misma transformación es el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, que en latín es Iesus. De ahí que la sigla INRI que aparece en todos los crucifijos signifique Jesús Nazareno rey de los Judíos, ‘Iesus Nazarenus, rex iudeorum’.

Nos falta la acentuación: En latín no existen palabras agudas, ni sobreesdrújulas, todas son graves o esdrújulas, sin que exista señalización para saber cuándo es una y cuándo la otra (también admito observaciones). El nombre «Ionatan» tiene pronunciación esdrújula y así fue copiada en inglés, la pronunciación aguda nuestra puede provenir de la versión griega o de la original hebrea.

El sacerdote en su homilía se dejó influenciar del lector y mencionó dos veces a «Yónatan», pero al final como que se dio cuenta de que estaba equivocado y pronunció correctamente el nombre de «Jonatán». El sdabado siguiente, asistí a la Eucaristía en San Juan de Dios, en el centro de Medellín y allí el lector pronunció correctamente el nombre de «Jonatán» en el episodio en el que David se entera de la muerte de su amigo y de la del rey Saúl.

El extranjero

En esta foto vemos un error que se está metiendo en todas las formas de la comunicación, en vez de decir «extranjero», se dice «internacional». Eso tiene origen en el apelativo que a los jugadores que representan el país en un torneo lejano los llaman «internacionales», significado que aparece en el Diccionario. Por extensión se ha dado en llamar erróneamente internacionales a los jugadores profesionales que vienen del exterior. Ya vamos en los conferencistas.

Influencia de los hermanos separados

Los hermanos separados, al no reconocer las canonizaciones nuestras, llaman a los escritores sagrados sin el título de «san» que la Iglesia les da. Ellos hablan de «la carta de Pablo a los filipenses», «del evangelio de Mateo» y similares. Esas mismas denominaciones se nos están pegando y en reuniones entre católicos estamos hablando de nuestros santos escritores  con una confiancita rayana en el irrespeto. Yo he empezado en las reuniones de mi parroquia a hacer la observación, no muy bien recibida por algunos. Gloria a Dios.

Laus Deo Virginique Matri