Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 13 de junio de 2012

Energía 1


Energía: Equidad, pero incompleta
28 de Mayo de 2012

Empresas Públicas de Medellín informó que en este mes de mayo empezaría a operar en Colombia el Área de Distribución de Energía Eléctrica Centro, que comprende todos los departamentos y ciudades del país donde el grupo EPM distribuye electricidad. Dentro de esa área se unifican las tarifas de electricidad, como una manifestación de equidad regional.

La noticia debe aplaudirse pues representa una sana decisión de política económica y social en beneficio de las regiones. Pero debemos decir que esa equidad es incompleta, porque queda coja desde la raíz.

En aras de esa unidad tarifaria, algunas regiones que conforman la nueva área tendrán un incremento en sus tarifas para compensar los menores ingresos por la rebaja en las demás zonas. En Antioquia, por ejemplo, se incrementarán el 3,2 %, mientras en los demás departamentos y ciudades del área disminuirán hasta en un 20 %.

Hace unos años se vivió una situación parecida cuando se unificó el mercado eléctrico de Antioquia y fue necesario subir el precio de electricidad a los municipios del Valle de Aburrá el 8 % para reducirlo en el resto del departamento en un 27 %, aproximadamente. Todo esto está bien.

La cojera en la raíz que mencioné arriba se refiere a que Antioquia no ha podido aplicar sus ventajas comparativas de tal forma que los usuarios paguen menores tarifas por la electricidad. En los valores que cobra EPM, hay unos incrementos elevados que no se explican suficientemente. Ello repercute en mayores ingresos y ganancias para la entidad. Reconocemos que tanto la empresa como su dueño, el municipio de Medellín, han hecho buen uso, hasta ahora, de esos excedentes. Pero los han conseguido a costa de un gran sacrificio pecuniario de los usuarios.

La tarifa es la suma de los costos de compra, transporte, distribución, pérdidas, restricciones y margen de comercialización de la electricidad. Durante 2011 el precio de la electricidad para los usuarios residenciales aumentó en Medellín el 11 % (dato de EPM), muy por encima del aumento en el IPC, que fue el 3,7 %, y el del IPP, que fue el 4,6 % (datos del Dane).

Debe aclararse que los costos de las restricciones se aumentaron enormemente en 2011, debido principalmente a atentados terroristas contra las líneas de transmisión. Si esto no hubiera ocurrido, el incremento de la tarifa eléctrica pudo haber sido, según mis cuentas, del orden del 6,3 %. Todavía muy alto.

La compra de electricidad, ítem que representa el mayor costo dentro de esa estructura tarifaria, incrementó su precio en un 7,6 % durante 2011. Muy elevado.

Si se tiene en cuenta, además, que la energía que EPM adquiere para vender a sus usuarios residenciales es aproximadamente un 35 % más costosa que la que consiguen los usuarios no regulados en Colombia (datos de XM, operador del Sistema Interconectado Nacional), hay que decir que algo está mal. La pregunta obvia es: ¿Tienen estos usuarios no regulados mejor capacidad que EPM para negociar el suministro de electricidad? La respuesta debería ser negativa, pero no parece serlo. Aclaro que este problema no es sólo de EPM.

De estos datos y estos análisis se concluye que los usuarios regulados en Antioquia no se benefician de las ventajas que tiene su empresa. Si se está procurando una sana equidad regional, debería empezarse por lograr equidad en la casa. Sería bueno que EPM explicara claramente esta situación.

Tomado de Elmundo.com de 12-05-28