Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Vista de lince 147

Esto es grave, muy grave
 
Algunos funcionarios del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación, Icfes, desconocen la formación de los ordinales, que con tanta claridad establece la nueva Ortografía, y contaminan de esa malformación al personal discente colombiano mediante circulares expuestas en las carteleras de los colegios.
 
Cuando digo que los numerales correctos están establecidos en la nueva Ortografía (2010), pág. 677, no estoy diciendo que las formas que allí aparecen son creación nueva. No. En lo absoluto. Esas formas son antiguas, la nueva Ortografía (2010) las ha recopilado y les ha dado la importancia que nunca han tenido, de ahí el desorden tan generalizado de su uso y de allí que las formas correctas sean usadas sólo por una aplastada minoría que trata de sobrevivir en medio de ese maremágnum de errores que hay en ellos y en sus similares, las abreviaturas.
 
Cuatro fotografías tomadas ayer, 11 de septiembre, en la cartelera principal de una prestante institución educativa de mi ciudad muestran la veracidad de lo que estoy aseverando.
 
Foto 1

Foto 2
 
Analicemos las fotografías 1 y 2 (cliquear las fotografías para verlas en mayor tamaño). En ellas se ven en forma destacada los numerales en abreviaturas «3.», «5.°» y «9.°». Al comparar estos numerales con los de la página 677 de la obra citada, podemos deducir que las páginas correspondientes a esas fotografías fueron preparadas o revisadas por alguien que sí sabe cómo se forman los numerales para escribirlos en cifras: las cifras, el punto de abreviatura y la letra o (no es cero) en superíndice, también llamada «volada». Observen bien en la página 677 de la Ortografía que cuando el ordinal se refiere a un sustantivo femenino la «o» volada se cambia por «a»: La quinta casa, por ejemplo, se escribe «la 5.a casa».
 
Observemos en el quinto renglón de la foto 1, el que inicia la exposición de motivos por los que el año 2012 es un año básico: el último ordinal termina oración y debe llevar punto aparte. Las abreviaturas que tienen caracteres en superíndice, a diferencia de las que no los tienen, su punto no sirve de punto aparte ni seguido. Por lo que hay que repetir el punto como se muestra: «9.°.». Lamentablemente al final del tercer motivo (noveno renglón), parece que algún transcriptor se enredó en esos dos puntos y le quedo faltando el de la abreviatura «3.°.».
 
Observemos en ambas fotografías, en el renglón don hay cuatro logos correspondientes a las entidades que participan en el programa, el logo del Icfes (recuerden cliquear la foto para ver estos logos en mayor tamaño). Ese logo se tiró la batica de cuadros: a las abreviaturas de los ordinales les faltó el punto de abreviatura. Yo siempre me pregunto en estas circunstancias: ¿por cuántos escritorios con diploma habría pasado este logo antes de ser autorizada su impresión? Estoy seguro de que me faltan dedos en las manos para contarlos.
 
Foto 3


Foto 4
 
Pasemos a las fotos 3 y 4. ¡Qué desastre! ¿En manos de quién está la evaluación del saber de nuestros cachifos?
 
Lo del logo Icfes ya lo sabemos, aquí está más destacado.
 
En los ordinales escritos en los títulos hay nuevos errores: el punto de abreviatura está después de la letra «o», y ésta está en el piso y no volada.
 
Nos quedó un detalle de puntuación en la foto 1. La oración que precede a los dos puntos debe ser completa. El tercer renglón, «El 2012 es un año básico porque» no es una oración completa y no sirve para posponerle los dos puntos. La oración completa podría ser esta: «El 2012 es un año básico por estas razones:». Ahí sí.