Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 10 de julio de 2010

Vista de lince 105

De primera
1. Superabundancia de mayúsculas


La norma 6.9 de la entrada Mayúsculas del Diccionario panhispánico de dudas dice:
«Los títulos, cargos y nombres de dignidad como rey, papa, duque, presidente, ministro, etc., se escriben con minúscula cuando aparecen acompañados del nombre propio de la persona que los posee, o del lugar o ámbito al que corresponden (el rey Felipe IV, el papa Juan Pablo II, el presidente de Nicaragua, el ministro de Trabajo), o cuando están usados en sentido genérico (El papa, el rey, el duque están sujetos a morir, como lo está cualquier otro hombre). Existen casos, sin embargo, en que estas palabras pueden escribirse con mayúsculas (→ 4.31)».
Al común de las gentes se le vuelve un galimatías este asunto de saber cuándo se debe poner mayúscula y cuándo no. Entrémonos un poquito en la norma 4-31 a donde nos remite la 6.9.
«Los títulos, cargos y nombres de dignidad, como rey, papa, duque, presidente, ministro, etc., que normalmente se escriben con minúscula (→ 6.9), pueden aparecer en determinados casos escritos con mayúscula. Así, es frecuente, aunque no obligatorio, que estas palabras se escriban con mayúscula cuando se emplean referidas a una persona concreta, sin mención expresa de su nombre propio: El Rey inaugurará la nueva biblioteca; El Papa visitará la India en su próximo viaje».
Yo interpreto las palabras «…cuando se emplean referidas a una persona concreta, sin mención expresa de su nombre propio» como un reemplazo del nombre propio de la persona y esat interpretación me da un artificio inconfundible para el uso de esta mayúscula y de la explicación dada en la norma 6.9.
Veamos:
El Presidente sancionó la ley.
Si yo cambio la palabra presidente por el nombre propio del funcionario (incluyendo el artículo) y la oración permanece con sentido, el nombre del cargo va con minúscula.
Álvaro Uribe sancionó la Ley.
La oración no perdió sentido, la palabra Presidente va con mayúscula.
El alcalde de Medellín inauguro el puente.
Si cambio la palabra alcalde por el nombre del funcionario me queda:
Alonso Salazar de Medellín Inauguró el puente.
Pierde el sentido luego la palabra alcalde va con minúscula.
Con esta explicación, el lector podrá repasar todos los nombres de cargos resaltados en el recorte de la figura y se podrá dar cuenta de que todos están acompañados de lugar o ámbito donde se ejercen las funciones, por lo que se usa la mayúscula.
Es de agregar que la “obligatoriedad” de esta norma la ha consagrado el uso, no la norma. Miremos la s apalabras Así, es frecuente, aunque no obligatorio».
2. El artículo de los apodos.


Otro encarte generalizado por no leer la norma 4.4.: es muy clara:
«El artículo que antecede a los seudónimos, apodos y sobrenombres, tanto si estos acompañan al nombre propio como si lo sustituyen, debe escribirse con minúscula: Ayer el Cordobés realizó una estupenda faena; por lo tanto, si el artículo va precedido de las preposiciones a o de, forma con ellas las contracciones al y del: Me gusta mucho este cuadro del Greco (no de El Greco); El pueblo llano adoraba al Tempranillo (no a El Tempranillo)».
Esto significa que el artículo no hace parte del apodo y queda por fuera de las comillas o de la bastardilla cuando se usen.
El título debió ser: «Polémica por ordende salida del “Ceboller”».
3.El país es un casino

El Colombiano, primera página 10-07-10

Le doy los créditos a mi amigo Óscar Gil por el título de este apartado. El casino había disminuido y de pronto volvió a crecer. A los periodistas como que les aburre los verbos arriesgar, confiar y similares y los cambiaron por apostar, claro que el significado es correcto según la acepción quinta del verbo, pero hay que escribir con un poco más de categoría. El país eligio un presidente, no un tahúr.

Recorrido por las aulas
Hace más o menos un mes, El Colombiano publicó un folleto titulado Guía educativa 2010-2011 en el que se muestra la educación privada en todos los niveles. Este folleto me servirá de guía para mostrar que no es justificable que las instituciones educativas, llamadas a la salvaguardia del idioma dejen pasar tantos errores en sus avisos publicitarios y en sus páginas web. La enseñanza del idioma se está tomando a la ligera y nadie se preocupa por el buen decir y el buen escribir. Por el contrario, el sector educativo es causante de muchos melindres idiomáticos. Anticipo que no es una ataque a cada institución, sino un llamado al orden. La escogencia de los errores que señalo son al azar.



El aviso de la foto se ve casi limpio de errores. Tiene sólo uno que es generalizado (haciendo clic en la fotoa, aumenta el tamaño): La abreviatura de número no es No., Se puede usar una de estar tres: n.°, núm. o nro.
En la primera se debe tener en cuenta que el punto va entre la letra n y el cero volado.
Como el aviso nos remite a la página web, la recomendación para esta institución es una revisión general de ella: está muy descuidada tanto en mecanografía como en la Gramática. Veamos algunas citas que tomé al azar
«Les informamos a las familias interesadas en nuestra institución, que en este momento tenemos cupos para Maternal (niños entre 15 meses y 3 años y medio) y para Segundo Grado. Favor comunicarse con la Secretaria Acadèmica Amparo Torres Cortès».
1. El nombre del cargo, secretaria académica, no va con mayúscula según se explica en esta misma entrada.
2. Las palabras académica y Cortés están escritas con el acento grave de otros idiomas (de izquierda a derecha).
«Apreciados padres de familia
»Reciban un cordial saludo, deseàndoles èxitos y buenos augurios para el presente año.
»Desde el año 2007 algunos padres de familia de nuestro colegio, han tenido la oportunidad de trabajar, vivenciar, profundizar y disfrutar un poco de la Pedagogìa Waldorf, que es aquello por lo cual ustedes y sus hijos se encuentran en nuestra institución, en un espacio establecido para ustedes, pensando en que es, màs un trabajo de crecimiento personal que intelectual.
»Para este año tenemos cuatro (4) seminarios organizados de la siguiente forma».
1. Nuevamente aparecen los acentos graves en todas las palabras que llevan tilde.
2. El gerundio deseándoles éxito no es correcto no hay un verbo coexistente con el mismo sujeto. Mejor hubiera sido:
Reciban un cordial saludo, nuestros deseos de sus éxitos y buenos augurios para el presente año. Así, las cosas entregadas son tres: el cordial saludo los deseos de los éxitos de los padres de Familia y los buenos augurios.
No es necesaria la repetición del numeral cuatro con la cifra entre paréntesis. Un buen lector lee amabas lo que es redundante. Dicen que es una norma Icontec; si existe, es incorrecta. Una norma sencilla de uso, los numerales entre 0 y 9 se escriben en letras: uni, siete. Los de 10 en adelante con cifras: 34, 55.
«Se analizarà con los padres de familia si los lunes festivos o de jornada pedagògica se reemplazan los miércoles de 9:30 a.m a 2:30 p.m».
1. Nuevamente los acentos graves en vez de las tildes nuestras.
2. Aparece también el error generalizado de poner las abreviaturas a. m. y p. m. sin espacio entre sus componentes. Las abreviaturas son palabras y las palabras se separan con espacio. Aquí un error adicional que aparece en toda la página: no le ponen punto a la m.
La institución no se ha dejado influir por el embeleco del lenguaje incluyente.

2 comentarios:

delectomorfo dijo...

Ojo, Don Abel, que escribió "panhispánico" sin hache.

Abel Méndez dijo...

Ya quedó arreglado. Muchas gracias. Cuando vea más errores por ahí, no dude en comentarlo, le quedo agradecido por anticipado

Don Abel