Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 17 de septiembre de 2010

La columna de Angelita

Mundo moderno
Claves para un matrimonio feliz
Una pareja de amigos anunció recientemente que se casan. Me alegra mucho por ellos y los felicito por haber tomado la decisión de caminar por el sendero de la vida cogidos de la mano. Dicha la cursilería requerida, vamos al grano.
Para empezar, quiero narrarles la historia del Hada del Aseo. Una vez, recién casados, Jorge y yo tuvimos un altercado respecto de la división equitativa de las laboras hogareñas. Jorge decía:
–Eso lo hacíamos el fin de semana.
Pero el fin de semana era para descansar entonces lo hacemos el lunes, pero el lunes estaba muy cansado entonces yo terminaba haciendo todo.
Un día él llegó a la casa y todo estaba reluciente (hasta peiné los flecos al tapete del baño) me entaconé y lo recibí con un vaso de whisky. Cuando él vio todo dijo:
–¿Qué pasó aquí?
–Vino el Hada del Aseo y mágicamente dejó todo esto así de lindo –fue mi respuesta. –El problema es que el Hada del Aseo nunca viaja sola; siempre viene en compañía del Hada de la Cantaleta.
Varias horas de joda después teníamos horario montado. Me complace reportar que desde eso no han vuelto a visitarnos.
Pero las labores hogareñas son sólo parte del problema. Las palabras también pueden ser peligrosas, por eso hago estas recomendaciones:
Nunca le diga a su esposa:
–Sí estás gorda, pero yo te quiero igual.
–Mi mamá no lo hace así (ni sus variaciones: pregúntale a mi mamá que a ella sí le queda rico, por qué no le dices a mi mamá que te de clases de cómo hacer el tinto y el arroz como a mí me gusta, etc.).
–Tu deberías hacer como (insertar nombre de amiga o famosa) y usar más/menos faldas/maquillaje, etc .
–No entiendo qué te hicieron durante tres horas en la peluquería, quedaste igualita.
–¿Por qué no puedes ser como (insertar nombre de ex novia aquí)?, ella nunca me alegaba cuando salía con mis amigos.
Si comete alguno de estos errores, rápidamente debe compensar con una de las siguientes frases:
–¿Estuviste en la peluquería? Te ves hermosa.
–No creo que tengas suficientes carteras (joyas, maquillaje, cremas). –Come otro poquito de postre que estás demasiado flaca.
Asimismo, nunca le diga a su marido:
–Pero es que es tu mamá, claro que te dijo que se te ve bien.
–Pues, no, chiquito no es, lo que pasa es que comparado con (insertar nombre de ex novio aquí).
–Pues… qué te dijera; ¿Y a ti quién te dijo que eso combinaba? O su variación eso se le ve bien a (nombre de famoso o amigo) pero a ti no.
Si cae en una de estas trampas, use las infalibles:
–Por qué no pones un partido mientras yo te hago algo rico de comer.
–Deberías salir un ratico con tus amigos que hace rato no los ves.
–No quiero hablar de mis sentimientos, mejor veamos una película con explosiones.
Y en caso de que lo anterior falle, recuerden las cinco palabras que siempre funcionan con los hombres:
–Hay cerveza en la nevera.
Y las que siempre funcionan con las mujeres:
–Amor, tienes toda la razón.