Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 6 de marzo de 2010

Gazapera 7

El razonamiento
Recibí de mi amigo Lewis Forest, periodista de El Nuevo Día de Ibagué, estas dos citas extraídas de El tiempo.com Tolima del 17 de enero.
«Es necesario que las personas que utilizan el servicio de agua durante el sábado en la noche, tomen las medidas necesarias para contrarrestar el razonamiento».
«Posible razonamiento de agua para los próximos meses en Ibagué por condiciones climáticas».
Adicionalmente mi amigo Juan Garrido me envió una fotografía del Noticiero CM& con una leyenda alusiva al posible racionamiento causado por el intenso verano:
«110 municipios con riesgo de razonamiento».
«En Matagalpa inició el razonamiento de agua». El Nuevo Diario, Managua, (02-03-14) hace casi ocho años.
«Medidas del Gobierno ante posible razonamiento de agua en el país están funcionando, dice Ministro de Minas». La W Radio.com.co, (09-10-13).

Estoy seguro de que el ingeniero Martínez no dijo así, eso fue de cuenta del titulador.
El problema queda expuesto. La causa: el desconocimiento de la diferencia entre racionar y razonar. El remedio: cultura y Diccionario.
Distraído
El coronel de la Policía [...] confirmó que por orden del ex director seccional de fiscalías [...] fue modificado el cronograma de la organización narcotraficante de alias 'Don Mario'. La fiscal, Ángela María Buitrago, al interrogar al oficial, le preguntó en la audiencia [...] si alias El Indio, fue borrado del organigrama. El País (10-01-21).
En la cita, Rodrigo González me hace ver la distracción del redactor al confundir cronograma con organigrama. Al parecer ni cuenta se dio porque en la misma nota lo usó dos veces correctamente, Aprovecho para recordar que el artículo en los apodos no va con mayúscula ni dentro de las comillas o bastardilla: el Indio.
Discordancia
«Más de un enamorado declaró su amor a lo largo de las últimas cinco décadas...». El Colombiano (10-02-30).
Este gazapo es uno más de los incorregibles. El sujeto del verbo declarar está en plural y el verbo en singular. Más de uno pueden ser dos, y dos ya es plural. Claro que la frase Más de un enamorado declararon... es cacofónica. La solución es usar otras expresiones: muchos declararon (varios, algunos)
El enclítico
«El daño causado es inmenso, pues se les permitió a cerca de 40 sancionados gozar de un privilegio al cual no tenían derecho, con la consecuente dificultad de volverlos a detener». El Colombiano (10-02-30).
Mi enseñanza siempre ha sido que el pronombre acusativo enclítico va con el verbo transitivo cuya acción recibe y no con el intransitivo acompañante: volver a detenerlos. Ya sé que me van a decir que una respetable colega opina que las dos formas son válidas. Qué tal Rocío Dúrcal en su canción Volver a verte, de una de sus primeras películas, diciendo volverte a ver como en muchas canciones de despecho. No me la imagino.
La luz
«Estudio en el Sena y siempre cojo el Bus de las 7:00 p.m. La ruta cubre el Museo de Antioquia y son muchos los atracos que se ven en esta zona turística. Esto pasa a plena luz del día. En las hora de la tarde con presencia masiva de gente y de vigilancia. ¿Cómo será por la noche?» El Colombiano (10-01-28).
La cita pertenece a uno de esos espacios que El Colombiano tiene destinados a colaboradores espontáneos que escriben a cambio de poder contarles a los amigos que escribieron en el periódico. Éste por ejemplo toma el bus de la 7 p. m. (¿cuándo les darán a alas abreviaturas de varias palabras el espacio que se merecen entre palabra y palabra?) y estará pasando a las 7:10 p. m. A esa hora, ¿cómo verá los atracos ocurridos a plena luz del día?, ¿se los pasarán en diferido?
Después de la luz del día, sugiero una coma en vez de punto para que la frase que le sigue no quede muerta sin verbo a cuál adherirse. Aunque ya en las horas de la tarde no es tan plena la luz del día.
Calculadora de publicista
«Recorta el cupón, preséntalo al momento de hacer tu compra y recibirás un descuento de $10.00».
Mi amigo Gonzalo Montoya, que lee calculadora en mano para comprobar cantidades, me advirtió de un error existente en una publicidad del grupo Intelecto de El Colombiano. El aviso presenta dos artículos y la invitación para que el cliente los adquiera usando unos cupones como parte de pago. El primero, un morral con lonchera, tiene un precio para público de $89.900 y un precio para el grupo Intelecto de 79.900 en el que los 10.000 pesos restantes están representados en el cupón. Hasta ahí está bien. El problema está en un bolso manos libres cuyos precios respectivos son 79.900 y 71.900. Al cupón se le perderían $2.000 al momento de usarlo. En principio, sin mi calculadora a mano ni hoja de Excel abierta, le dije a Gonzalo que se trataba de un descuento del 10% y que el publicista habría confundido los dos símbolos (10% y 10.000). Gonzalo tecleó su calculadora y sentó cátedra: “Así el descuento habría sido del 10,012516%”. Ahí les queda el lío a los de Intelecto.
Retenido
«Pero otros indicios conducen a pensar que Steven podría estar retenido contra su voluntad en algún sitio del país». El Espectador Alto Turmequé (10-02-07).
Cambio de persona
«Es difícil encontrar un interlocutor capaz de digerir intimidades ajenas. Sobre todo si se tiene tendencia a hablar demasiado. Porque nadie te toma en serio. Te llaman idiota a tus espaldas y ríen tus idioteces en público». Álvaro Colomer, El silencio de lo escrito.
El estilo de la cita, propio de las entrevistas de farándula, consiste en que el comunicador está hablando impersonalmente y cambia por la persona con la que se está comunicando: el lector, en este caso, o el entrevistador, en otros. Tal cambio pone a la contraparte en situaciones inusitadas, como cuando la modelo dice en la entrevista: Estar enamorada es delicioso porque tú sientes el corazón de tu novio… y el entrevistador es varón.
Dos verbos
«A ese mosquito le gusta el agua limpia para depositar sus huevos; por lo tanto los recipientes que tengan co nagua en las casas los deben vacear, porque si ustedes los vacean están previniendo la enfermedad. Les insisto, todos esos recipientes, vaceenlos».
Mi amigo Jorge A. Cardona escuchó en Radio Reloj de Medellín la perla citada. El locutor se dirigía a quien así hablaba como la doctora Almanza. Me abstengo de corregir redacción por cuanto se trata de expresión oral y se sale del objetivo del presente ítem.
¡Escasasísimas veces se escucha el verbo vaciar bien conjugado! Para colmo, hay dos corrientes igualmente erróneas: la culta, yo vacio, tú vacias…, y la inculta, yo vaceo, tú vaceas… En ésta se expresa mal hasta el infinitivo, como en la cita. Rara vez se escucha la segunda en labios diplomados, pero ahí ven. El Diccionario nos dice que el verbo se conjuga como enviar. Nunca se oye yo envio, ni yo enveo, mucho menos envear. Se deben vaciar los recipientes… Si ustedes los vacían… Todos esos recipientes, vacíenlos.
Otro en circunstancias similares es el verbo negociar, éste sí frecuente en labios diplomados: yo negoceo, tú negoceas... El Diccionario nos dice que se conjuga como anunciar y nadie anuncea, sino que anuncia.
El arzobispo
«Monseñor Ricardo Antonio Tobón se enteró de su nombramiento durante una misa celebrada en La Ceja». El Colombiano (10-02-16).
Sobre seguro
«La deuda que tiene Cadivi con los empresarios colombianos los obligó a los industriales a ir sobreseguro». El Colombiano (10-02-09).
Las enfermedades
«Lo que crea la posibilidad inminente de restituir el córtex cerebral de individuos que han sufrido daños irreparables debidos a traumas severos, o a enfermedades degenerativas como el Parkinson y el Alzheimer». Klaus Ziegler, El Espectador, (10-02-18).
Gazaperita
«y, a la hora de votar, qué poco solidarias que son entre sí [...]¿Dónde queda, quiero insistir, la solidaridad de género y demás blablabla pregonado cantaléticamente? [...] si Uribe puede trirrepetir». Mario Fernando Prado, El Espectador.com (10-02-11).
Mi amigo me envió la primera parte de la cita y confrontarla me hizo encontrar las otras partes y otras más que no caben en este cuartico tan pequeño. En la primera frase hay un que introductorio de una oración subordinada que no tiene jefe, es decir, sobra: Qué poco solidarias son entre sí. No más, sobró el que.
No voy a criticar el adverbio derivado de un sustantivo, este tipo de columnas se pueden dar el lujo de inventar palabras como ésa y como el verbo trirrepetir, que habla de un cuarto período (repetir tres veces). Por lo demás el género y el sexo son dos cosas diferentes en español: las personas, los animales y las plantas tenemos sexo; las palabras, género.
Por último, la palabra con la que se denomina el discurso desatinado es blablá.
Ciudad invitada



Cartago, Valle del Cauca, Colombia
«Hacia las 11:40 am el presidente de la República Álvaro Uribe Vélez, instaló de manera oficial la XXIX versión de la Vitrina Turística de ANATO en el Centro Internacional de Negocios y Exposiciones CORFERIAS en Bogotá. Junto con el mandatario, estuvo el Embajador de Francia país invitado, Jean Michel Malraud; el Alcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas; la presidente encargada de ANATO la Doctora Paula Cortés Calle; la presidente de PROEXPORT la doctora Maria Elvira Pombo Holguín; el Gobernador de Cundinamarca Andrés González Díaz; el gerente de Corferias Andrés López Valderrama; el Viceministro de Turismo Oscar Rueda; entre otras personalidades».
Feria del bordado-Cartago, Valle


Son varios los temas que este párrafo, sacado de la web municipal de Cartago.
1. Las abreviaturas a. m. y p. m. que sirven para definir las horas de la mañana, ante meridiem, y las de la tarde post meridiem. Han sufrido varias mutilaciones. Como a todas las abreviaturas de más de dos palabras, se les niegan las espacios intermedios entre las palabras, y no solo eso, sino que , como el caso presente, le niegan también los puntos.
2. Cuando varias personas tienen un mismo cargo o dignidad no se pone coma explicativa cuando se le nombra con su cargo o dignidad. Ejemplo: el senador Álvaro Arteaga. Pero cuando es una sola persona la que ocupa un cargo o dignidad, se usa la coma explicativa. En el párrafo falta siete veces: el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez; el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas; la presidente encargada de ANATO, doctora Paula Cortés Calle; la presidente de PROEXPORT, doctora María Elvira Pombo Holguín; el gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz; el gerente de Corferias, Andrés López Valderrama; el viceministro de Turismo, Oscar Rueda.
También lleva coma explicativa la expresión país invitado, después del nombre Francia.
3. La realización de un evento periódico es una edición, no una versión de él.
4. Cuando el nombre de un cargo reemplaza el nombre propio del funcionario, debe ir con mayúscula. Por ejemplo: El Presidente instaló la reunión. Cuando aparece el lugar donde ejerce el cargo no reemplaza el nombre propio y va con minúscula: el alaclde de Bogotá; la presidenta de Anato.
5. Los nombres María y Óscar llevan tilde.
Qué bueno sería que alguno de los cartagüeños que me leen pasara esta nota a la alcaldía para que se preocupen un poco por la buena presentación de su página web. La buena escritura es parte de la buena presentación.
 
En el Diccionario hay dos formas parar referirnos a dos enfermedades a las que podremos llegar mediante la acumulación de años o por otras circunstancias. La primera es anteponiendo la expresión Enfermedad de a los apellidos originales de los científicos que las estudiaron: enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson. La segunda es mediante el uso de dos sustantivos comunes resultantes de la españolización de esos apellidos: alzhéimer, párkinson, en los que se notan las minúsculas como corresponde a los nombres de las enfermedades –incluyendo el sida que también se resiste a perder esa mayúscula– y las tildes correspondientes a palabras esdrújulas. Es de anotar que el Diccionario nunca habló de mal de..., como muchos decían y aún se escucha por ahí.
El Diccionario nos trae dos expresiones bien diferenciadas en significado: 1.° la locución sobre seguro que significa sin aventurarse a ningún riesgo. 2.° la palabra compuesta sobreseguro cuyo significado indica que la suma asegurada supera el valor real del bien asegurado. Los industriales de la cita quieren ir sobre seguro.
Palabra que no me imagino al sacristán llegando hasta el altar a decirle a monseñor que ahí lo están llamando del Vaticano para que se traslade a Medellín. De pronto en una reunión, vaya, pero ¿en una misa y de obispo?
Eso de estar retenido contra su voluntad es lo mismo que tener un uñero en la uña. Con decir que el joven Steven podría estar retenido en algún sitio se entiende que es contra su voluntad, de lo contrario sería un autosecuestro.
 
Con esas tres citas era difícil explicar el gazapo como un posible lapsus digitorum causado por la cercanía en el teclado de la zeta y la ce, unida a la casualidad de la elisión accidental de la i. Decidí consultar con mi buscador de cabecera, entonces puse la frase “razonamiento de agua” –entre comillas para que me saliera sólo eso– y encontró 1.410 páginas web con ese mal. Eso ya pasa de castaño oscuro. Voy a poner sólo dos de los ejemplos encontrados: