Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 2 de mayo de 2010

Por los caminos de la nueva gramática 7

8. Los pros y los contras



Primera entrada de la serie Por los caminos de la nueva gramática en la que aparece una foto con cuatro señales, de las cuales tres significan error, y una, un responsable: el rector de la Universidad de Antioquia en Medellín.
En esta sección sólo comentaré el último error, el que esta resaltado con azul para explicar lo que tiene que ver con la Nueva gramática; los otros los comentaré en una Vista de lince.
En la expresión el pro y el contra, que se usa cuando hay un argumento que favorece una decisión o un proyecto y otro que lo desfavorece, las palabras pro y contra son sustantivos, no preposiciones. Prueba de ellos es el artículo definido que precede a cada una de ellas. Si son varios los argumentos en pro, y varios, en contra, esos sustantivos deben usar sus plurales, como lo hice en el subtítulo: los pros y los contras. Eso lo he dicho muchísimas veces en columnas de corrección y lo han dicho la totalidad de mis colegas. No hay poder humano que haga desaparecer ese dislate.
Pero hasta ahora no he dicho por qué esa corrección la he traído a esta sección.
La Nueva gramática de la lengua española en el numeral 3.2, literal Y, de la página 139 nos enseña que hay unos sustantivos monosílabos que admiten dos plurales: al usar como sustantivos los adverbios no y se puede hablar de los noes y de los nos, de los síes y de los sís, pero recomienda para ambas la forma en –es. De la sustantivación del pronombre yo, también enseña que estám disponibles los dos plurales: los yoes y los yos, y de la misma manera recomienda la forma yoes, como su preferida.
En el numeral 3.2, literal Z, dicen los académicos, que eso no operas para el monosílabo pro cuyo plural es pros y no más que pros, es decir, los proes quedaron por fuera.
No pretendo tener la sabiduría que muestran los autores de tan excelente obra como es la Gramática de Medellín, pero siempre he sido defensor de lo que, sin ser abogado, he dado en llamar la Jurisprudencia Gramatical: Lo que es bueno en ciertas circunstancias es bueno en circunstancias similares. Los monosílabos no y yo terminan en la letra o, el monosílabo pro termina en la letra o. Entonces, todos en la cama o todos en el suelo.
Pero no es un capricho que tengo. Desde abril de 1973 hasta la última semana del año pasado, fungía como gramática oficial de la Real Academia Española el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española en cuyo numeral 2.3.3., literal d), que publico en foto, nos enseñaba que tanto el monosílabo yo, como el pro gozaban de la dicha de tener dos plurales y hasta señalaban a los hinchas de cada uno.



No tengo inconveniente en obedecer y decir los pros, pero no creo que lo que era bueno antes se haya dañado de la noche a la mañana y más cuando a usuarios de prestigio, como me imagino que fuera Mena, les era propio.