Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 29 de agosto de 2016

Talller del idioma 160830

Taller del Idioma por Abel Méndez

ESQUEÍSMO «Este Diario ha publicado fotografías sobre algunas obras de la actual administración; pero la constante es que los escombros permanecen allí…». «Lo más seguro es que esta noticia no sea muy bien recibida ni por los vendedores…». El Diario del Otún.

El esqueísmo lo he tratado muchas veces en esta columna, pero parece uno de esos males inacabables, Se trata de una forma de que galicado fácilmente erradicable si se toma conciencia de ella. Veamos qué fácil: «… pero los escombros permanecen allí…»; «Seguramente la noticia no será bien recibida…».

DOS TEMAS. «Risaralda ‘mueve’ sus fichas» El Diario del Otún.

El primero está superrayado y se trata de las comillas simples. Cuando predije la invasión de comillas simples, a principios de la década pasada, pensé que nuestro diario no se afectaría con esa plaga pues fui yo quien la descubrió, pero me equivoqué: no la pude contener y hay quienes la defienden a capa y espada. La Ortografía 2010 sólo da dos usos para ellas: servir de tercer entrecomillado en un texto y señalar el significado de un término citado. Ninguno de esos dos oficios los están desempeñando las comillas en esa cita.

Entonces hago de cuenta que las comillas son dobles: «Risaralda “mueve” sus fichas». Así parecen que están haciendo un oficio para ellas consignado en el numeral 3.4.8.2.1 de la pág. 382 de la Ortografía 2010 y que consiste en usar una palabra cuyo significado no es exactamente el que se necesita, sino uno que está relacionado. Había olvidado decirles que ese título se refería al viaje de la Selección Universitaria de Ajedrez para los juegos de esa disciplina en la ciudad de Neiva. Sin embargo, no se ha acabado el pero, pues la palabra que en ese título está como extraña no es «mover», pues los jugadores, que no son fichas, sí son movidos porque van a otra ciudad; por lo tanto el título debió ser: «Risaralda mueve sus “fichas”». Y otro pero pequeño lo constituye el hecho de que ya no se acostumbra poner esas comillas en titulares porque tituladores y periodistas han desarrollado una especie de disciplina o arte para jugar con las palabras, de tal manera que son perfectamente entendibles por las audiencias, y son geniales como el que encuentro en la misma edición de donde tomé el de las fichas: «No hubo barreras para atajar a Roy por la paz»; inmediatamente se entiende que va  a hablar de Roy Barreras.

EL PLURAL. «Otra de las objeciones, que fue recogida por la Asociación de Ingenieros de Risaralda, AIR, en carta al Alcalde de Pereira, dice que el consorcio ganador…» El Diario del Otún.

Fueron varias las objeciones recogidas por AIR; ésta es una de ellas. Es decir, la concordancia de la frase citada debe ser en plural: «otra de las objeciones que fueron recogidas […] dice que el consorcio…».


taller95@yahoo.es