Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 18 de agosto de 2016

Calixto 14

Campaña de templos abiertos 5.


Sección dedicada al clero, a las comunidades religiosas, a las comunidades eclesiales y a las comunidades pastorales.


Ad maiorem Dei Gloriam

En la entrada Calixto 13 comenté que empezaría a vistar los templos del centro de Medellín para contarles cuáles se mantienen abiertos para que los puedan visitar, también dije que no me dedicaría sólo a los del Centro y hasta les pedí que si sabían de templos y capillas que por alguna razón se mantienen abiertos y yo no los haya visitado me lo pueden comunicar bien sea como comentario a estas salidas, o a mi correo alumnodemoncho@yahoo.com o a mi celular 3117710907.

Hace dos semanas fui a la Clínica Las Américas para conseguir una cita para una revisión de un  procedimiento que allí me hicieron. Como desde hace varios años sé que en la torre Tres está la capilla que permanece abierta me dirigí a ella una vez terminada mi vuelta con el fin de hablar con Jesús y, de paso, tomar algunas fotos para incluir esta capilla en la campaña de templos abiertos.

Y como siempre me arrodillé un buen rato
para hablar con nuestro amigo Jesús.

Terminada la oración pase a tomar las fotos para que ustedes se dieran cuenta de lo agradable de este sitio que al que acuden los enfermos y sus familias y amistades. He aquí el altar.

Retrocedí para que se viera
lo amplio del saloncito.

La Virgen también tiene su sitio
con dos de sus advocaciones.

Al salir se puede ver
el horario de las Eucaristias.

Me dirigí a la salida de la clínica y en la diagonal 75 B con la calle 2 A tomé un bus de Circular sur que me llevaría a l cruce de las avenidas Treinta y Ochenta donde tomaría uno de los buses articulados que me llevaría a la estación Industriales del metro.

En esa dirección del cruce mencionado de las dos avenidas está la iglesia de San Juan de la Cruz, que fue mi última parroquia en Medellín, antes de venir a vivir a Envigado. En ella viví 28 años. 

Cuando me disponía a cruzar la avenida Treinta para entrar a la estación de Metroplús alcancé a ver este letrero al lado de la puerta de un saloncito que los párrocos que me tocaron alquilaban para las mas variadas ventas. 

La puerta estaba ajustada y yo la empujé y entré.
¡Wao!,
 como dicen los gringos.
Nuestro Amo en toda su majestad
Había cuatro personas en actitud orante.
Me dio pena enfocarlas  

Me acerqué y para ver más de cerca. Yo no sabía que eso habían hecho con el saloncito del almacén de baratijas

Al abrir la puerta para salir se lee esta frase.

Estos sí son templos abiertos.

Laus Deo Virginique Matri.

Gasbriel Escobar Gaviria