Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 22 de marzo de 2009

Gazapera histórica 5

Cien, ciento

César Augusto Londoño, Noticiero TV Hoy, (91-07-12).

En la emisión del noticiero en de hoy usted presentó una nota desde Chile en la que le preguntó al entrenador de la Selección: ¿Está cien por ciento el guajiro?

En español el numeral ciento pierde la última sílaba antes de sustantivos o de los adjetivos que los modifican; así: Cien casas; Las cien mejores poesías. De resto, aunque el uso incorrecto esté muy extendido, se debe usar la palabra completa ciento; así: La calle ciento; Más vale pájaro en mano, que ciento volando; Ciento por ciento; —¿Cuántas personas hay en el auditorio? -Ciento.

Para deleite de mis críticos allá en el sótano de la edición digital de El Espectador, ésta es una de las cientos de batallas pérdidas en la lucha por el buen uso del idioma. Ésta es una de las cientos de veces en que la Real Academia Española da su brazo a torcer.

En la edición XXII del Diccionario de la lengua española aparece la locución ciento por ciento definida como cien por cien y ésta definida como en su totalidad, de principio a fin. Aparece igualmente la locución a cien como En o con un alto grado de excitación.
El Depedé, Diccionario Panhispánico de dudas, (que no es norma) avala tres expresiones: ciento por ciento, cien por ciento y cien por cien, De la primera dice que es preferida en América, y del última, que en España. Lo que equivale a decir que fueron los guardianes del idioma los que se tiraron en la batica de cuadros.

1 comentario:

DeepField dijo...

Esta vez sí me deja usted con la boca abierta: siempre había pensado que el nombre del número 100 era cien, pero veo ahora que el correcto es ciento, aunque me suenan extrañísimas —otra vez mi gramática de oído— expresiones como hay ciento personas en el auditorio, o se me cayeron algunas monedas de ciento pesos.

La acepción que tenía en mi archivo para ciento es la de centena: varios cientos de personas.

Probablemente la RAE dio su brazo a torcer mucho antes de que yo aprendiera los números del uno al ciento...