Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 10 de marzo de 2009

Vista de lince 61



La alma máter

En la fotografía se puede apreciar el error generalizado de anteponer a la expresión alma máter el artículo femenino el como se antepone a los sustantivos de género femenino que empiezan por una de las sílabas a o ha acentuadas, tales como el águila, el hacha, el hambre, el alma.

Ahora me dirán que ya escribí el alma. Sí ya lo escribí en su oficio de sustantivo: el alma es un ser espiritual, pero resulta que en el ejemplo que estudiamos ahora la palabra alma es el adjetivo latino almus, alma, almum, en su género femenino y que significa nutriente. Por lo que la expresión alma mater significa madre nutriente.

Por tratarse de un adjetivo debe anteponerse, entonces, el artículo femenino la: La alma máter.

4 comentarios:

begow dijo...

De acuerdo maestro.

DeepField dijo...

Buenas noches,

Un lapsus que se le pasó al traducir: Si en esta expresión alma significa, como usted dice, nutriente, entonces alma mater no es alma nutriente sino madre nutriente.

DeepField dijo...

Buenas noches. Dos comentarios de última hora. En el DRAE aparece:

«alma máter.

(Loc. lat.; literalmente, 'madre nutricia').

1. f. U. para designar la universidad.»

De ahí,

1) Mejor que nutriente es nutricia.
2) La expresión funge como sustantivo, y por lo tanto probablemente le aplique la norma.

Abel Méndez dijo...

Por su primer comentario, señor DeepField, le concedo la razón y procedí a corregir, el lapsus calami.

En la primera parte del segundo comentario, usted tiene la razón y yo también, porque "nutricio" y "nutriente" significan lo mismo. Eso quiere decir que usted se quedó a mitad de camino en su investigación, pues sólo llegó hasta el significado de "alma mater"; debió haber completado con los significados de "nutricio" y "nutriente", como cuando el Chavo del Ocho o el Chapulín Colorado, no recuerdo cuál de ellos, comienza su interminable diálogo "¿Cómo se dice?"; "¿y yo que dije?"

La descinencia "-ente" en español procede de la latina "-ens, -entis" que formaba parte de la conjugación de los verbos como un participio presente o participio agente (la misma palabra "agente" proviene del participio presente del verbo agere 'hacer', razón por la que "agente", "el que hace' es sin hache) y que designa la persona, animal o cosa que ejecuta una acción. En español ese participio agente fue sacado de las conjugaciones, pero todos los verbos lo tienen (no se me ocurren excepciones) como un adjetivo que puede ser sustantivado: amante, estudiante, presidente,cantante, etc.

En la segunda parte hay autoridades que opinan lo mismo que usted y en honor a la libertad de opinión durante el transcurso del día procederé a convertir este comentario en la Vista de lince 62 en elque pondré como vínculo un artículo de un destacado columnista español.