Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 1 de febrero de 2010

Gazapera 6

Encinta
«Dentro del místico mundo de la superstición africana, tenderle la mano a una mujer en cinta traspasa la barrera de la simple cortesía y equivale a hacer un llamado a la buena fortuna». El Espectador (10-01-09).
Mi amigo Luis Carlos Guerra, de Sabaneta, con quien me he encontrado muchas veces en el metro, sin saludamos porque no nos conocemos, me ha dado la pista para encontrar este gazapo más común de lo que parece. El adjetivo encinta, que según la Nueva gramática sólo se usa en femenino, no debe ser confundido con la locución en cinta que se usa para indicar que una persona aparece en una cinta cinematográfica o es escuchada en una magnetofónica, ambas en vías de extinción. Es de ocurrencia también que se le niegue el correcto plural: había en el lugar varias señoras encintas.
Los chistes
«Canasta para ropa con tapa»; «Cesta para ropa cuadrada»; «Canasta para ropa redonda»; «Canasta para ropa en acero y lana»
Estas expresiones que suenan a chiste bobo de mediados del siglo pasado como Se venden pelotas para niños de caucho, y similares, no lo son; aparecieron en un catalogo muy bien presentado con fecha de enero de 2010. Publicistas, no hagan quedar mal a sus clientes con un resultado como el presente. Por supuesto que sin pretender dar normas de diseño publicitario considero que se habría eliminado la graciosa ambigüedad si los cuatro elementos se hubieran incluido en un conjunto titulado Recipientes para ropa e individualizar Canasta con tapa, Cesta cuadrada (¿me podría explicar el fabricante la diferencia entre canasta y cesta?, además, ésta también tiene tapa) Canasta redonda y Canasta en acero y lana.
Clausurar
«Después laboró cinco años con Aviatur como vicepresidenta comercial, luego con Aerolíneas Argentinas y finalmente con la claudicada Air Comet». Portafolio (09-12-26).
Aunque el gazapo aparece en Portafolio, es propiedad de la Agencia AFP. Me atrevo a asegurar que el periodista tenía en mente el verbo clausurar y claudicó.
Diccionario
«No obstante la vida (la que vale la pena vivir) anida en un apéndice, trascendente (espero), no tangible ni “plastinable” , y, por lo tanto, no expuesto allí (en Bodies). Sólo por darle un nombre, digamos que es el alma. Ana Cristina Retrepo Jiménez, El Colombiano 10-01-13.
En poco tiempo la columnista citada se ha convertido en una de mis predilectas de El Colombiano. No recuerdo cuál fue la primera de sus columnas que leí, pero sí recuerdo la segunda: la de una niña quemapólvora de la década del 50. Me identifiqué con esa niña porque yo también fui un niño quemapólvora de principios de la década del 50. Era la costumbre de la época, los papás competían por cuál era el que mayor rubro para pólvora le asignaba a la prima de Navidad (aguinaldo, la llamaban). El mío y el de enseguida se asociaban para comprar la pólvora para todos los niños de la cuadra.
Veamos lo que pasó en la cita: Hay una esperanza dentro del segundo paréntesis. La esperanza trae consigo la fe pues nadie espera lo que no cree que vaya a suceder; pero la trascendencia esperada depende de cómo nos vaya en el examen final, del cual tenemos los puntos y la asignatura: «Tuve hambre y me distéis de comer, tuve sed y me distéis de beber, estuve desnudo…» Eso se llama caridad y a mayor calificación, mejor trascendencia. Vean, pues, las tres virtudes teologales encerradas en ese paréntesis. Toda una manifestación pública de Fe, Esperanza y Caridad.
En la última oración hay una retractación velada e innecesaria de esa manifestación expresa. Tal vez se sintió coaccionada por el dicho generalizado de que no se puede mencionar religión ni política, ni fútbol. Si hubiera abierto el Diccionario se habría dado cuenta de que el primer significado de la palabra alma nada tiene que ver con religión, hasta el más ateo puede usarla: «Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida». Se repite en la cuarta acepción. Es una mera explicación del principio causa y efecto: los seres vivos funcionan por un principio vital, los académicos ya le dieron nombre: alma.
Ciudad invitada

Atlanta, Georgia, EE. UU.
«GlobalHue Latino, la mayor agencia de publicidad multicultural de la nación, fotografiará uno de sus anuncios impresos y exteriores de la campaña del Censo de Estados Unidos de 2010 dirigido a la población hispana. La campaña publicitaria es decisiva para los esfuerzos del Censo de llegar a la población tradicionalmente "difícil de contar", que incluye muchos hispanos». Hispanic PR Wire, Gobierno y política. Filmación de un nuevo comercial.
Según lo que leí me quedó la sensación de que el Censo de Estados Unidos 2010 estaba dirigido a la población hispana. Tuve que buscar más información para darme cuenta de que el censo es general, pero la noticia resalta la filmación de unos comerciales para la campaña dirigida a la población hispana en pro del Censo de Estados unidos 2010.

Hace falta una preposición a donde dice que incluye a muchos hispanos. Esa preposición a es necesaria porque los hispanos incluidos en la población difícil de contar están determinados y tienen nombres.

1 comentario:

"Ogil" dijo...

Mi estimado Gabriel:
Has debido aprovechar la publicidad de Falabella para incluir otros chistes, no tan bobos, como:
Bicicletas para mujeres en buen estado.
Blusas para damas ligeramente deterioradas.
Camisas para caballeros de cuello blanco.
Cinturones para caballeros de doble faz.
Cuadernos para niños plastificados y argollados.
Jaulas para pajaritos de alambre.
Máquinas de escribir bilingües para secretarias eléctricas.
Mesas de planchar con brazos.
Mesas para famillias redondas y de cuatro patas.
Sillas para secretarias sin brazos.
Vestidos para bebés hechos a mano.
Zapatos para señoras de cuero fino.
Y éste, con su respectiva fuente:
Alquilamos, vendemos y confeccionamos, novios y pajecitos. (El Colombiano, 28-VIII/93, pág. 10-B).
Pero lo que sí no has debido pasar por alto es ese vistoso “productos completamente gratis”:
Algo gratis no puede ser –nunca– parcialmente gratuito; luego sobra el adverbio de modo ‘completamente’.
A veces se produce este giro tautológico: “regalamos totalmente gratis...”. Una “doble" redundancia porque no hay regalo que no sea gratuito, ni nada resulta gratis si no lo es en su totalidad.
Llegará el día en que dirán: “regalamos total y completamente gratis...”.
Lo más apropiado sería: “productos gratis” (o, mejor aún, “sin costo”, ya que la mayoría de colombianos somos muy esquivos a recibir cosas anunciadas como gratis; preferimos que nos digan que nos las dan sin costo, aunque a la postre eso sea lo mismo).