Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 17 de febrero de 2010

Preguntario 3

Grafía y género de la palabra internet
Fue una lástima que dos damas presentes en la sala de la casa de Sófocles  se hubiesen enfrascado en una discusión sobre el género y la grafía de la palabra internet y ambas desconocían que la priemra persona que en Colombia sentó cátedra sobre el asunto fue Sófocles.
Una de ellas esgrimió el Depedé que teiene en esta entrada (internet) uno de los más garrafales errores al decir que la palabra funciona a modo de nombre propio. ¿Qué es eso? Un nombre es propio o no lo es, pero "funciona a modo de nombre propio" la ridiculez más grande que he podido leer en una obra de la RAE. Tenemos que dejar esa creencia de muchos gramatiqueros de que la RAE es infalible. La RAE también se equivoca y Sófocles también.
La otra, por su lado cita a un autor que apareció en escena años después de Sófocles.
Sófocles por ninguna parte.
La historia fue así:
Un día de un año cualquiera de la década del 90 (no recuerdo cuál) me llamó por teléfono a mi sitio de trabajo el señor José Salgar, también conocido en los medios periodísticos como el Mono Salgar. A la posetre don José era el codirector con los hermanos Cano Busquets del Diario El Espectador. Fuer la única vez que el Mono Salgar me llamó por télefono.
Sófocles –me dijo–, ¿qué vamos a hacer con la palabra internet?, ¿es de género másculino o femnenino?, ¿va con mayúscula o con minúscula?
–Don José —le respondí–, ya he analizado esa palabra porque veo el desorden que se está formando con ella. Algunos la ponen con mayúscula imitando a los gringos a los que les encantan las mayúsculas para todo. Algunos dicen el internet porque también corren a traducir como masculino el artículo the gringo. Empecemos por el género: Nosotros la asociamos a la palabra net , sin género en inglés ya que en ese idioma la diferenciación de género es sólo para las personas y que nos traduce en red, palabra de género femenino para nosotros. Entonces digamos la internet. La internet es un medio de comunicación como lo son la radio, la televisión, el teléfono, el cine, el ferrocarril, el transporte urbano, el transporte terrestre, el transporte marítimo, el fax, el telégrafo y muchos más. Ninguno de ellos, don José, lo escribo con mayúscula, por tanto la internet va con minúscula porque si alguna vez fue nombre propio ya no lo es porque la internet no es de nadie. Como no lo es el teléfono, aunque haya empresas suministradoras de ese servicio.
–Lástima, Sófocles, ese invento tan maravilloso merecería la mayúscula –fue su única respuesta.
Al día siguiente le envié por fax nuestra conversación y El Espectador adoptó mi concepto como norma, al menos durante el tiempo que los Canos fueron los dueños del periódico.
A los días de esa conversa, la Real Academia comenzó a dar como respuesta la misma como si me hubieran oído, pero a pesar de ello el desorden seguía creciendo.
Llegó la edición XXII del Diccionario en octubre del 2001 y ¡no apareció en él la tan anhelada palabra internet! Todo el mundo puso el grito en el Cielo, pues se estaba esperando con ansia esa palabra. Antes de terminar ese año apareció la primera reforma al Diccionario que ahora aparece en el avance digital de la edición XXIII.
1. amb. Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.
ORTOGR. Escr. t. con may. inicial
¿Cómo les parece semejante bodrio?: Se aprobaron de un solo clic (ya no es de un plumazo) las cuatro modalidades del desorden: la internet, la Internet, el internet, el Internet. La Real Aacdemia Española no pelea con nadie y a todos les dio a chupar del bombón.
Y enseguida (en 2005) sale el Depedé a decir que funciona a modo de nombre propio.
Sófocles se ha ganado enemigos por denunciar los errores que tiene el Depedé, que son muchos. Además el Depedé no es documento oficial como sí lo son el Diccionario y la Nueva Gramática que reemplazó el Esbozo. Esto no quiere decir que Sófocles condena el Depedé. En la parte teórica es excelente, por ejemplo, tiene el mejor análisis de mayúsculas conocido hasta la fecha. En las dudas falla porque faltó el coordinador pues el Depedé en eso lo que hizo fue una recopilación de respuesttas dadas en diferentes oportunidades y por diferentes personas. Si hubiera habido un coordinador habría unificado los conceptos. Por decir eso me he ganado los enemigos a los que aludo.
Mis conceptos:
El Esbozo fue un excelente texto y tenía algunas inconsistencias. Ya no es vigente.
El Diccionario en su edición XXII tiene algunas inconsistencias y se perciben inconsistencias en la edición XXIII por falta de analizar bien las entradas que cada avance modifica.
El Depedé tiene inconsistencias entre sus entradas, lo que es valido en una entrada es negado en otra; tiene inconsistencias con el Diccionario, ejemplo la entrada internet; tiene inconsistencias con el Esbozo y por ende las debe tener con la Nueva Gramática.
La Nueva Gramática. Excelente obra, valió la pena (y la plata), pero tiene inconsistencias las que no he querido publicar en las columnas que aún me quedan. la Gazapera de El Espectador y El taller del idioma de El Diario del Otún, para no ganarme más enemigos que respiran la infalibilidad de la RAE. Las estoy publicado por si las quieren ver en este blog, bajo el título Por los caminos de la Nueva Gramática.

Ciudad Invitada


El Yipao

Calarcá, Quindío, Colombia
Eufemismos
«La gestión que ha realizado la Alcaldía Municipal con respecto a los adultos mayores es beneficiosa desde todo punto de vista, a raíz de lo cual el Ministerio de Protección Social premió al municipio con la ampliación de cobertura en el Programa de Protección Social al Adulto Mayor (PPSAM), esto gracias a la buena gestión que se realiza con este sector poblacional.

»Así, debido al buen trabajo de la Administración Municipal, 205 calarqueños más podrán acceder al subsidio, para lo cual el Ministerio de Protección Social eligió bajo su criterio a los abuelos priorizados de los 1180 que envío el municipio, con el fin de entregarles los cupos otorgados.

»Para este propósito la Alcaldía Municipal inició la convocatoria a los adultos mayores con el fin de que puedan acceder a los subsidios adjudicados con nombres propios y poder así continuar recibiendo los beneficios de los programas que orienta la Administración Municipal». Boletín de prensa 182 de la página web oficial de Calarcá


Excelente redacción, sin los errores comunes a este tipo de publicación. Pero se dejan arrasatrar por ese miedo a llamar ancianos a los ancianos. ¿Quién habrá dicho que el apelativo de anciano fuera insultante? Antiguamente las alcaldías iniciaban programas de protección al anciano, había ancianatos. Ahora no, ya los programas son para los adultos mayores. Si hay que buscar un sinónimo para no repetir adultos mayores, entonces se hecha mano de abuelos.
No todos los ancianos son abuelos y todos los adultos son mayores porque la mayoría de edad llega antes de terminar la adolescencia. Nuestro idioma se está llenado de eufemismos innecesarios, ridículos e inadecuados.