Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 24 de mayo de 2010

Profesora Kiss Zsófia, una competidora de respeto.



Llegamos al último día de competencia, para mí está empezando; para la profe Kiss ya va avanzada la mañana, ¿Quién gana entre los dos? Indudablemente lo que nos une: el idioma español. Ante ella, me quito el sombrero, porque su valía es inconmensurable: una persona que aprende idiomas por docenas. Felicitaciones, profesora, ha sido un gran honor competir con usted, por eso he decidido que usted se quede en mi blog para que sus enseñanzas sean aprovechadas por los lectores de países diferentes al mío.
En el año 2001, uno de los lectores de mi columna Gazapera de El Espectador era precisamente el embajador de Hungría con quien tuve amistad y con quien pude conversar en la sede de la Embajada. Lamentablemente no recuerdo el nombre pues el archivo de ese tiempo se me quedó en Bogotá, traté de comunicarme con el actual Consulado y me fue imposible. Es un hombre de un español muy fluido, muy interesado en su correcta dicción.
Permitáseme hacerles a la Profe y a los húngaros que conocieron el Blog de don Abel un homenaje mediante dos versiones de una canción que me encanta desde mi niñez ya lejana.