Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 31 de agosto de 2009

Vista de lince 80

Vistazo a los blogueros


Grabar (que no quemar)

Creo que la que debe actualizarse es la hija de Pa. Ella, como mucha gente, no sabe que desde antes de existir los cidís, los dividís y similares existe el verbo grabar en Español que se adapta a cualquier forma de hacerlo hasta el final de los siglos. Mirémoslo:

2. tr. Captar y almacenar imágenes o sonidos por medio de un disco, una cinta magnética u otro procedimiento, de manera que se puedan reproducir.

Me he ganado la misma conferencia de no menos de cinco ingenieros de sistemas en la que me comentan que la palabra “tiene que ser” quemar porque los rayos láser queman no sé qué elementos, etc.

Todo lo que hagan los rayos láser o lo que inventen dentro de 10, 100 o 1.000 años está metido en la frase “otro procedimiento” pues el objetivo final es reproducir.

Si observan bien el significado que muestro deducirán que el disco a que se refiere la redacción es el de acetato y todavía no había aparecido el cidí, por lo que esa definición puede tener alrededor de 40 años. Comprobaré y les contaré en comentario a esta entrada si ya aparecía en la edición XIX del diccionario, que si la memoria no me falla es de 1970, es decir, cuando la enamorada de Pa, madre de la desactualizada, le regaló el casete (que no caset).

Otra innovación que se puede aprovechar: El disco de acetato murió (requiescat in pace), nuestros hijos a duras penas alcanzaron a ver algunos de ellos cuando los sacamos de los armarios para botarlos porque ya hasta los apartaos para escucharlos son antigüedades. Nuestros nietos ni siquiera alcanzan a imaginárselos, es decir, el concepto disco está libre. Ocupémoslo con el actual. Yo llego a las papelerías preguntando por discos no regrabables y siempre me tengo que aguantar la pregunta correctora:

—¿Cidís?



1 comentario:

DeepField dijo...

En electrónica, y en informática, se diferencia quemar de grabar en un aspecto clave: En algunos medios o dispositivos se puede grabar, borrar, modificar o regrabar un número indefinido de veces. En cambio, en otros se graba una vez y el dispositivo pasa a ser "de sólo lectura". Es decir, es como si hubiera sido "quemada" la imagen en su superficie, y no pudiera volverse a la forma original o cambiarse por otra.

Es decir, ni antes ni ahora sería correcto hablar de "quemar un casete" (o, en términos modernos, una memoria USB, un disco duro o un CD regrabable), pero sí otros dispositivos que pueden grabarse una sola vez, como los cederrones (¡cómo se nota que en la RAE son, en términos informáticos, tábula rasa!), CD-R o DVD-R.