Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 31 de diciembre de 2009

Por los caminos de la Nueva gramática 1

Empecé la lectura de los cinco kilos de gramática que nos entregaron a todos los hispanohablantes la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.
No tengo la culpa de encontrar gazapos donde no los estoy buscando. En mis conferencias desde hace dos años he venido previniendo que encontraría asuntos con los cuales no estaré de acuerdo y sigo convencido de ello. No me refería a que encontraría gazapos, pero tampoco descartaba la posibilidad.
En mis columnas de los diarios El Espectador de Bogotá y El Diario del Otún de Pereira he adquirido la experiencia de que algunos lectores son furibundos creyentes de la infalibilidad de la Real Academia, y enfurecidos escriben en los respectivos sótanos de las ediciones digitales las diatribas más feroces contra este servidor cuando se atreve a mostrar en las columnas inconsistencias que encuentra en las obras de la RAE. Por esa razón, lo que vaya encontrando en la Nueva gramática de la lengua española, de la que ya me formé el concepto de una obra excelente que se necesitaba, la mostraré en este blog para no suscitar enojos innecesarios en mis detractores.
Empiezo, entonces con la presentación de gazapo y medio encontrados en mi primera visita a la nueva obra. lo de medio significa que no es incorrecto, pero que resta elegancia a lo escrito ya lo verán.
1. Ambos sexos
«Son en cambio muchos los contextos en los que el uso del masculino plural (los escritores, los veraneantes, los espectadores, los bolivianos en los textos citados en el § 2.2b) abarca a los individuos de ambos sexos, aun cuando el  contexto o la situación podrían dejar suficientemente claro en algún caso particular que ello es así». §2.2e, página 87.
Ante todo, este párrafo, los anteriores y los siguientes están destinados a dejar muy en claro que el embeleco reciente de del tal lenguaje incluyente o equidad de género es un melindre innecesario de gramatiqueros desinformados. Suplico a los docentes que pidan los rectores  la Nueva gramática, como una herramienta de su trabajo, que la lean y que den ejemplo. Que ojalá no me vuelva a pasar lo que me tocó escucharen la Institución Educativa Pío XII de Envigado, adonde fui invitado por una madre de familia para que le tomara unas fotos a su hija que tenía una representación. Cuando inició el acto la rectora saludó al alumnado como "Buenos días a todos y a todas", casi se me daña la cámara. Claro, ¿cierto?
Miremos el significado de la palabra ambos: "El uno y el otro, los dos", es decir, una persona de ambos sexos es una persona de los dos sexos, un hermafrodita. Hagan un prueba: abran el buscador Google (no es por cuña, sino porque con uno de libre elección de pronto se me daña la prueba); en la ventanita pongan "Personas de ambos sexos" La primera página de la lista es una página médica sobre hermafroditismo, y después una cantidad de clasificados en los que requieren personas de "ambos" sexos. La Real Academá influida por redactores de avisos clasificados. No es entonces la conjunción copulativa y, sino la adversativa o la que se debe usar, como explicaba hace poco en Gazapera 2 con los usuarios que entran o salen en el metro de Medellín. Son personas de uno o del otro sexo.
2. En el interior
«La concordancia de número se da en el interior del grupo nominal» § 3.1b, página 127.
Desde la última década del siglo pasado nos tocó a los gazaperos luchar contra un expresión bastante chocante inventada por algún periodista esnobista al que dejo de sonarle bien el adverbio dentro y le pareció más sonora la expresión al interior desde entonces los incendios ocurrían por un cortocircuito al interior de la edificación, nunca dentro de la edificación; las leyes se aprobaban después de acaloradas discuciones al interior de la entidad, nunca dentro de la entida, hasta en el metro de Medellín nos invitan a tomar lugar a lo largo de las barras dispuestas al interior del vagón. Insistíamos en no olvidar el adverbio dentro, cuyo significado es  En la parte interior de un espacio o término real o imaginario, Pues esto que les hemos dicho y ellos, a los que les parecía muy sonora la expresión al interior, la cambiaron por en el interior. Ni modo de alegar la nueva expresión es correcta, También es correcto ir de Medellín a Bogotá pasando por Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. En aras de la simplicidad del idioma es menos rimbombante, más agradable y más directa la expresión dentro. Así: el incendio se originó por un cortocircuito dentro del edificio. En conclusión en la cita el redactor de la RAE se dejó influenciar por los periodistas esnobistas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Abel, como "la expresión" es palabra femenina, debe decir: "es menos rimbombante,más agradable y más DIRECTA la expresión dentro".

Abel Méndez dijo...

Estimado amigo, en principio creí que se trataba de un "lapsus digitorum", pero a leer la frase donde está el error recordé que yo había redactado en género neutro para lo cual hace falta un verbo que olvidé, tal como "usar", "decir" o similar. Al no ser necesario el verbo, los calificativos quedan aplicados a la palabra "expresión", que como usted dice deben ir en femenino. Procederé a corregir el error y los demás lectores encontrarán la redacción correcta. Muchas gracias