Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 19 de julio de 2008

Vista delince 15

Cumpliendo promesas I

El género y la grafía de la internet

Son dos las promesas que debo: una a María Camila acerca del artículo indefinido y la otra a un amigo al que aún no conozco y que mehizo una observación sobre la minúscula de internet en Vista de lince 9. Aquí la pago.

El Espectador fue el primero y quizás el único periódico que durante mucho tiempo usó la palabra internet como de género femenino y como sustantivo común.

Fue por allá en 1994 o algo así, cuando comenzó el uso de la internet en el país y don José Salgar, codirector del diario mencionado, me preguntó mi concepto acerca del género de esa palabra y acerca de si debía escribirse con mayúscula o con minúscula. Mi respuesta sería norma del periódico.

Los acrónimos y las siglas –le dije– toman el género de la palabra a la que se refieren. Así una upac (unidad de poder adquisitivo constante) es de género femenino; un CDT (certificado de depósito a término) es masculino; una ONG etc. La internet se refiere a la palabra inglesa neutra net, que a nosotros nos manda al concepto femenino de red. Por tanto el género de internet es femenino.

La internet queda asimilada a los medios de comunicación ninguno de los cuales se escribe con mayúscula entre nosotros: el teléfono, la radio, el cine, el periódico, la prensa, el correo, la televisión, el ferrocarril, la navegación, las carreteras, el telégrafo (q. e. p. d.), el télex (q. e. p. d.), el fonógrafo, (q. e. p. d.), el fax (en inevitable agonía) el ferrocarril, el metro y muchos más; no hay razón, entonces, para que la internet vaya con mayúscula.

Don José me dijo que la internet era tan maravillosa que merecía la mayúscula, sin embargo, en el diario se adoptó como norma mi humilde opinión.

A los dos años la RAE comenzó a responder en términos parecidos como si me hubieran leído. Pero la indisciplina de la gente creó cuatro tendencias: femenino con minúscula, femenino con mayúscula, masculino con minúscula y masculino con mayúscula.

En octubre de 2001 apareció la XXII edición del Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española (Se encuentra en http://www.rae.es/ y en los vínculos asociados de este blog). Cuando todos estábamos esperando que saliera en esa edición la tan anhelada palabra, nos quedamos con los crespos hechos: no salió. A las dos semanas apareciò un avance (posiblemente el primero) a la XXIII edición en el que se muestra que la Real Academia, a la hora de pelear, concede. Dejó contentos a Raimundo y a todo el mundo. Lo que sigue es el resultado:

Artículo nuevo.

Avance de la vigésima tercera edición

internet.

1. amb. Inform. Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.

ORTOGR. Escr. también. con may. inicial.

Por su calidad de ambiguo puede ser de género masculino o femenino como el calor y la calor, y por la nota aclaratoria sobre la manera de escribirlo quedaron bendecidas las cuatro tendencias: la internet, la Internet, el internet y el Internet.

Desde entonces, hace casi siete años, hasta nuestros días ese avance está intacto. Pero el cuento no termina ahí: Cómo les parece que en el año 2006, pero con fecha de 2005, apareció el Diccionario panhispánico de dudas, una obra que recopila las dudas más frecuentes consultadas a la Real Academia Española. Se trata de una obra que tiene muchas cosas buenas, muchas enseñanzas. El empleo de las mayúsculas es excelente, por ejemplo; pero por otro lado tiene unas perlas que ni se imaginan. Vean ésta:

“Internet. ‘Red mundial de computadoras u ordenadores interconectados mediante un protocolo de comunicación’. Funciona a modo de nombre propio, por lo que en el uso mayoritario de todo el ámbito hispánico se escribe con mayúscula inicial y sin artículo”.

Primero. Esta nota coincide en vigencia con el avance de la edición XXIII, intacta desde noviembre de 2001.

Segundo. ¿Cómo así que funciona como un nombre propio? Un nombre es propio o común, pero nadie llama a los comunes a que trabajen como propios. Si alguna vez fue nombre propio, ya no lo es, como dejaron de ser nombres propios la aspirina que uno se toma para el dolor de cabeza, la cocacola que refresca, el betamax que era formato VHS y que fue desplazado por el dividí. La internet es un nombre común como todos los nombres de los medios de comunicación.

Como la web trata de lo mismo, tampoco es nombre propio la enmarañada red del ancho mundo (world wide web).

Tercero. La causa de que en el ámbito hispano usen la mayúscula es por el ánimo latino de imitar a los gringos a quienes les encantan las mayúsculas idolátricas como las que le ponen a lo que puse entre paréntesis en el párrafo anterior.

9 comentarios:

jack dijo...

Ahí va don Abel con su blog. Felicitaciones, porque ahora con mayor libertad puede hacer sus comentarios y correcciones. Seguimos huérfanos en El Colombiano de una persona que, con su autoridad, nos haga poner toda nuestra atención en lo que escribimos. No vi por ningún lado que el defensor del lector hiciera algún comentario sobre ls muchas cartas que recibió el periódico después de su obligatorio retiro.
Si tiene tiempo para pasarse por Oviedo con su cámara, en la zona central de comidas, en un negocio de pollos, hay una perla. Espero que la descubra.

Jorge Alberto Cardona V.
c. c. 3375215 de Andes.

Abel Méndez dijo...

Muchas gracias, estimado Jorge A., mañana mismo arrimaré al sitio indicado y compartiré con los lectores de este blog lo que allí encuentre. Pero pongámosle gracia a esto: si yo no soy capaz de encontrar el gazapo y tengo que llamarte para que me lo muestres, pues por ahí derecho yo pago el pollo, si yo te pongo en este medio la foto del gazapo, tú pagas el pollo. ¡Ah!, ¿cómo la ves?

jack dijo...

Aunque no está difícil encontrarlo, nos podemos dar el gusto de compartir un sabroso pollo y una buena cerveza.
Jack

Abel Méndez dijo...

Pues te cuento, mi estimado Jack, que tampoco estuvo tan fácil. Ya me había conformado a pagar la invitación, cuando una segunda vuelta fue mi salvación. Pero deja que cuente todo el rollo en la Vista de lince 16, que trataré de redactarla hoy mismo.

María Camila dijo...

Estimado don Abel, recientemente escribí la palabra arpa con h, yo no sé qué estaba pensando y alguien me dijo que estaba pensando en inglés. Me asombró tanto que la busqué en la RAE y encontré las dos opciones. En el Diccionario Panhispánico de Dudas aparece harpa-arpa, harmonía-armonía y harpía-arpía. No me queda claro si eso significa que puede usarse de ambas formas o si me tengo que aguantar el chistecito contra mí cada vez que se habla de errores garrafales en ortografía. Alguien me dijo que la H determinaba el artículo. ¿Al fin qué? el arpa o la harpa o ninguna de las dos...cualquier ayuda quedo muy agradecida...

Abel Méndez dijo...

Estimada María Camila: qué tema tan importante has puesto en el tapete. Es cierto lo de la doble grafía de esas palabras que enconraste por la casualidad de haber escrito harpa con hache y haberte llevado la sorpresa de no haber cometido error. Sin embargo, te quedó un concepto errado la hache no elimina la regla del artículo el antepuesto a palabras de género femenino que empiecen por a acentuada; por ejemplo el hacha que mis mayores me dejaron porherencia (himono antioqueño).

¿Sabes cómo se refiere unoauna mujer que pita un partido de fútbol o de cualquier otro deporte? El árbitra.

María Camila dijo...

Muchas gracias don Abel, me ayudó mucho y me envalentonó a alegar...

Abel Méndez dijo...

Es bueno, estimada María camila, que tus contrincantes entiendan que antes de discutir hay que abrir el Diccionario –ahora tan fácil de hacerlo en www.rae.es y que lo tenemos como vínculo asociado en este blog–, allí veremos qui{en tiene la raz{on.

Si alguien viene a decirme que burro se escribe con v de vaca, pues yo voy al Diccionario y busco vurro, si no lo enmcuentro pues le digo que está equivocado. Y lo hago aunque lo haya hecho esta mañana, aunque lo hay hecho hace media hora, porque la RAE está poniendo continuamente sus aprobaciones.

El conocimiento del Diccionario nos ayuda a ganarnos algunas apuesticas como la de un algo en una cafetería o el amuerzo de hoy.

Por ejemplo si tú escribes en un tablero la palabra fúsil, ahí mismo te van a decir que fusil no lleva tilde y tu apuestas que sí la lleva y el terco dice "Pago"; abres el Diccionario y encuentras la palabra fúsil tan campate al lado de fusil, claro que con significado diferentes.

También sirve para conocer las palabras de doble grafía como las que t{u encontraste y otras como cónclave y conclave, ícono e icono, policíaco y policiaco, entre muchas.

Por último, y qué pena tenerte ahí escuchando estas bobaditas, hay que tener mucho cuidado en las cosas que escritores como yo y otros que me entecedieron hemos criticado, porque la RAE apruba todo, no pelea con nadie, ejemplos como el hasta bogotano –"el almacen lo abren hasta las nueve" y resulta que me están diciendo que lo abren a las nueve–, el a nivel de y otros que yo sigo criticando por lógica, no porque no estén aprobados.

En cuanto al Depedé, Diccionario panhispánico de dudas, aunque es una obra muy buena que tiene mucha parte teórica importante –estúdiate, por ejemplo, el uso de las mayúsculas, excelente– tiene muchas contradicciones con la Gramática aún vigente, Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española y consigo mismo. Por ejemplo, el Depedé no me va a obligar a mí a escribir internet con minúscula ni a ponerle adjetivos masculinos.

Este comentario me resultó tan bueno, estimada María Camila, que voy a ponerlo de entrada como Vista de lince 18.

Abel Méndez dijo...

Aunque le di dos lecturas de corrección al comentario anterior salió con errores graves que afortuinadamente fueron corregidos al convertirlo en una entrada. Qué pena.