Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 8 de enero de 2010

Taller del idioma 5

EL CRUCIGRAMA. Hacía mucho tiempo no me encontraba con mi amigo Armando Cuadros, el crucigramista. Fue a principios de noviembre. Como de costumbre andaba con el crucigrama de El Diario del Otún. Mira —me dijo— tengo dos dudas: la primera dice que “binar” es “celebrar dos o tres misas el sacerdote”, y la segunda, que la palabra “liana” es un galicismo por “bejuco” ¿qué opinas?

Ese verbo binar, hombre Armando, referido a los sacerdotes significa decir dos misas de ahí el prefijo bi- que significa dos.
Antes del Concilio Vaticano Segundo todos los sacerdotes tenían autorización de decir dos misas los domingos y días de guarda cuando la necesidad de la comunidad lo demandara. Tres misas las podían decir todos los sacerdotes el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos. Para decir tres misas en otro día se necesitaba un permiso especial del obispo y por demostrada necesidad. El verbo que se usaba para esa circunstancia era trinar que aunque no tiene ese significado se formaba para el efecto de la misma manera que el verbo binar, pero con el prefijo tri- que significa tres (jurisprudencia gramatical). Ya no se usan ni uno ni otro y la Iglesia es ahora más laxa en el control del número de misas celebradas por el sacerdote.
Por otro lado no es lo mismo un galicismo que una palabra castiza con etimología francesa. Te pongo un ejemplo: si yo escribo gourmet y pronuncio gurmé estoy usando un galicismo; pero si logro que la Real Academia me apruebe la palabra gurmete, tendré una palabra castiza con etimología francesa. Eso pasa con la palabra liana: es castiza, pero su etimología es la palabra francesa liane. No hay tal galicismo.
MISCELÁNEA. «En el tradicional concurso municipal de alumbrado navideño, la carrera 12 por el sector de la Cigarra fue el ganador, con sus lindos faroles que imitaban una carretilla halada por un caballo». Página web oficial de Génova, Quindío.



Atiendo una invitación que leí hace algunos meses en La Crónica del Quindío para visitar la página web del municipio de Génova. También tengo derecho a estar husmeando páginas web para satisfacer esta columna. Primero digo lo bueno: se ve que es una página trabajada y con abundante información conveniente a propios y a foráneos.
Ahora sí lo que hay que revisar:
1. El Concurso Municipal de Alumbrado Navideño es un evento tradicional con nombre propio por esa razón va con mayúsculas.
2. La cigarra es un sector de Génova, el artículo lleva mayúscula.3. El punto central de la cita está en el verbo halar. En Colombia decimos jalar. Quiero conocer a alguien en Colombia que diga en su conversación normal halar. No creo que lo logre. Muchas personas al escribir creen que jalar es incorrecto. No lo es. Escriba tranquilo: una carretilla jalada por un caballo.
Ciudad invitada



Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, México
En el ámbito
«Este reglamento tiene por objeto proveer normas para la aplicación consistente y ordenada en el Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, de las disposiciones generales establecidas en el Título Séptimo de la Ley de Gobierno y la Administración Pública Municipal del Estado de Jalisco, así como de las disposiciones contenidas en otras leyes aplicables en el ámbito Municipal, exclusivamente por lo que ve a las relaciones entre éstas y el H. Ayuntamiento, en materia de participación ciudadana. Del Reglamento de Participación Ciudadana del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Capítulo 1, Disposiciones Generales, Artículo 1.



La expresión en el ámbito surgió como una corrección del anivelismo, cuando los correctores comenzamos desde la década del 80 del siglo pasado a atacar la malsonante y nihildiciente expresión a nivel que nada significa y nada aporta a la información. Demostrábamos que entre las acepciones de la palabra nivel no existía una que se ajustara a ese modismo y que podría eliminarse, por ejemplo: un evento a nivel municipal es un evento municipal; una lesión a nivel de la rótula (expresión predilecta en el argot médico, por lo menos en mi país) es una lesión en la rótula. Los usuarios del anivelismo aceptaron el rechazo, pero se toparon con una palabra que les resolvía su costumbre de escribir frases rimbombantes sin ninguna utilidad, al menos para las ideas que denotaran lugares físicos o figurados. Esa palabra fue ámbito. Ni modo de decirles que es incorrecta, cualquiera de los tres significados se ajusta a sus pretensiones; pero… –siempre hay un pero que se tira en la batica de cuadros– ¿será necesaria o sigue sobrando como sobraba la expresión a nivel? Mi respuesta a esa pregunta sigue siendo: Sobra. En la cita: Las leyes aplicables en el ámbito municipal (sobra la mayúscula) siguen siendo las leyes aplicables en los municipios, en pro de la sencillez del idioma. La palabra ámbito, entonces, ocupa un espacio inútil en el Diccionario.